El Dr. Mauricio de Maio, especialista en medicina estética, ha visitado nuestro país para formar a más a 1.000 médicos en las últimas técnicas con ácido hialurónico. En este marco, se ha reflexionado sobre la belleza y el envejecimiento en relación a los datos obtenidos en un estudio realizado por Allergan, que reflejan que a más de la mitad de los españoles le gustaría que su rostro no reflejara más años de los que tiene en realidad.

Por el Dr. Mauricio de Maio
Cirujano plástico especializado en el uso de rellenos inyectables y toxina botulínica tipo A.

Según el estudio1, a más de la mitad de los españoles (el 55,6%) no le gusta que su rostro refleje más años de los que tiene. De hecho, también el 55% de la población confiesa que su rostro le preocupa y, en concreto, un 38,2% asegura que es extremadamente importante tener el mejor aspecto posible. Hasta 3 de cada 10 manifiestan que tienen zonas de la cara que podrían ser mejoradas y piensan que invertir dinero en ello es una buena opción. Según estos encuestados, el aspecto contribuye a tener éxito en algunos aspectos de la vida.

Prueba de estos datos es el aumento del número de consultas en medicina estética. La población busca tratamientos no invasivos con el fin de lograr un rostro más atractivo o rejuvenecido. Por ello, y por sexto año consecutivo, el Dr. Mauricio de Maio, experto reconocido por sus tratamientos con ácido hialurónico, ha visitado España para formar a casi 1.000 médicos con un programa que combina formación presencial y en streaming sobre las últimas novedades y técnicas en este campo.

Sobre la belleza, el envejecimiento y la labor del experto

“La ciencia ha demostrado que es posible suavizar los signos del paso de los años de forma natural”, explica el doctor. “Los rellenos dérmicos con ácido hialurónico pueden convertirse en nuestros aliados si van de la mano de un buen especialista. […] ¿A quién no le gustaría reducir ojeras, bolsas, devolver la luz al rostro, volver a tener unos pómulos firmes o conseguir una sonrisa más atractiva? El ácido hialurónico es la sustancia clave que puede ayudar a realzar la belleza genuina y recuperar la mejor versión de uno mismo”, asegura el Dr. de Maio.

“Cada uno de nosotros tiene una idea diferente de lo que es la belleza, aunque sabemos que lo que contribuye a un aspecto atractivo generalmente se basa en una sensación de simetría, equilibrio y armonía”, continua el doctor. Cuando esto se logra, los ángulos formados por nuestros rasgos crean contornos que pueden percibirse como “naturalmente hermosos”, apunta. Con el envejecimiento se ralentiza la renovación de las células de la piel, lo que significa menos colágeno, elastina y ácido hialurónico, provocando arrugas y una pérdida de elasticidad. El Dr. de Maio recuerda que la densidad ósea disminuye y nuestra estructura facial se ahueca, especialmente alrededor de los ojos, las mejillas y el mentón. Asimismo, puntualiza, “se pierde volumen del tejido y la grasa facial, que es la encargada de mantener nuestra piel con un aspecto pleno y liso, se desplaza hacia la parte inferior de nuestra cara”. Por último, el especialista hace hincapié en que la contaminación, la exposición al sol, el estrés y el tabaco también “pasan factura”.

Por eso, para conseguir los mejores resultados, el Dr. de Maio ha destacado el papel que juega el especialista: “Durante la consulta, el médico debe examinar y valorar el rostro mientras el paciente está quieto y en movimiento, para asegurarse de poder ofrecer un resultado de aspecto natural. Para ello, también es importante tener en cuenta los atributos emocionales, si la persona muestra un rostro cansado, triste o enfadado, por ejemplo”. “Es fundamental que el especialista identifique, con la ayuda del paciente, el tratamiento más apropiado siguiendo su criterio cualificado para lograr el equilibrio entre lo que la persona quiere y lo que realmente necesita”, concluye el experto.

Referencias
1. Estudio “Patient funnels global report – Facial (combined)”, realizado por Kantar Health para Allergan en 2018, entre 31.753 personas procedentes de
17 países, entre ellos España (con 2001 encuestados).