La rinoplastia es una de las operaciones que se sitúa entre los tres primeros lugares del ranking de operaciones estéticas. Una operación a la que han recurrido actrices como : Megan Fox, Blake Lively, Jennifer Connelly, Celine Dion, Sandra Bullock o Scarlet Johansson, antes de consolidar sus carreras en Hollywood. Sea por una reducción del dorso nasal, por modificar la punta, afinarla o definirla, o por estrecharla desde el dorso, conseguir las proporciones respecto al resto de los elementos de la cara, son la clave para buscar un equilibrio armónico con todas las partes del rostro.

Objetivo: lograr una armonía facial

 Actualmente y debido al avance de las técnicas, la rinoplastia se trata de una cirugía poco agresiva y de recuperación rápida, cuya finalidad principal consiste en otorgar una mayor calidad de vida del paciente: sea para mejorar la función respiratoria o bien para reforzar la autoestima. Se trata de una intervención que se puede practicar a partir de los 18 años y en muchas ocasiones, el detonante que desencadena el paso por el quirófano es el factor respiratorio, además de la mejoría estética .

 “Sin embargo, según los cánones que determinan la belleza, la nariz debe tener una forma y tamaño en proporción con el resto de la estructura facial.  Por ello, se establece que la línea de las cejas debe continuar en dirección al dorso nasal de forma suave, transitando hasta la punta sin abruptas irregularidades, que aportan dureza al rostro y esconden la mirada.” El Dr. Javier de Benito, afirma que cuando se arregla una nariz, se debe tratar siempre integralmente con el resto del rostro. Lo más importante no es la técnica empleada: abierta o cerrada, lo fundamental es el saber valorar las proporciones de la nueva nariz, en la totalidad del rostro, para lograr una armonía facial.”

 la_operacion_quirurgica_mas_frecuente_a_tempranas_edades

 

La figura del otorrino

 En el Instituto Javier de Benito, en una operación como la rinoplastia, cobra importancia la figura del otorrino. Debido a que se trata de una parte funcional del cuerpo humano y existe la posibilidad de que aparezcan problemas respiratorios importantes, (debido a alteraciones en zonas profundas de la nariz), es crucial que en estos casos, éste acompañe al cirujano en la operación.

Como decidir que técnica

 En cuánto a la elección de la técnica a utilizar : “ hay que tener en cuenta si los rasgos del paciente son alargados o redondos, si la mandíbula, el mentón o los pómulos son anchos o marcados” , afirma el Dr. Javier de Benito . La valoración final de los aspectos de armonía, balance y proporciones del rostro, serán determinantes para decidir el procedimiento a seguir en la operación.

 Actualmente, se trata una cirugía poco agresiva y de recuperación rápida, y más en nuestros pacientes ya que no colocamos ningún taponamiento con gasa después de la intervención, lo cual asegura una enorme confortabilidad en el post operatorio.

 Mini tratamientos no invasivos: ¿cuando utilizarlos?

 En  ocasiones, para pacientes que acuden con problemas respiratorios debido solamente a la válvula nasal (que les produce ronquidos), la solución consiste en la introducción de una sutura Silhouette Soft ; esta intervención se realiza en consulta: les abre la vía respiratoria y disminuye o cesan los ronquidos.

 Otra de las intervenciones más frecuentes y sencillas es subir y proyectar la punta nasal, que con los años va cayendo. Es una intervención rápida e indolora que se realiza con ácido hialurónico de alta densidad inyectado en la dermis profunda que corrige estas depresiones.

El Dr. Javier de Benito afirma que las técnicas de remodelaje nasal mediante procedimientos no quirúrgicos de relleno con acido hialurónico, fillers, o botox nunca sustituyen a una rinoplastia pues hay que tener en cuenta que el relleno siempre aumentará el tamaño de la nariz, y podría desplazarse y distorsionar el resultado.