doctoraLa hernia de disco es una patología que puede presentarse a cualquier edad, teniendo un pico de prevalencia entre los 30 y los 55 años. Algunos de los factores que pueden debilitar los discos intervertebrales son el sobrepeso, las malas posturas, movimientos violentos, levantar pesos de forma incorrecta, etc. La Dra. Gloria Rovira, directora del Institut Català d’Ozonoterapia (Unidad de Ozonoterapia de Hospital Quirón Barcelona), recomienda la ozonoterapia como una de las terapias más efectivas para tratar las hernias de disco ya que, según nos explica:

“El ozono que se inyecta en la musculatura paravertebral estimula la producción de enzimas antioxidantes. Estas enzimas neutralizan los productos tóxicos liberados por la ruptura del núcleo pulposo que son los responsables de la inflamación del nervio. Además, la acción analgésica del ozono hace disminuir la contractura muscular de defensa que, de forma refleja, se activa para proteger la zona herniada”. Este tratamiento nos evitará también la ingesta crónica de analgésicos o antiinflamatorios, un recurso poco recomendable a nivel médico.

 

Las hernias de disco

 

Los discos intervertebrales son estructuras situadas entre las vértebras y sirven de amortiguador al mismo tiempo que nos permiten realizar los movimientos en nuestra columna vertebral. Están formadas por un anillo fibroso y una parte central o núcleo pulposo. Las fibras que rodean este núcleo pueden debilitarse y romperse, dejando que su contenido salga y comprima los nervios (ciático), lo que produce lumbalgia (dolor de espalda) o ciatalgia (dolor que baja desde la espalda por la pierna).

 

Los resultados similares a la cirugía

 

La doctora Rovira nos explica que “la ozonoterapia en el tratamiento de las hernias discales es una técnica mínimamente invasiva que se basa en la inyección de ozono en la musculatura paravertebral y, sobre todo, a nivel del disco lesionado. El porcentaje de éxito alcanza el 80% de los casos”.

 

La Unidad de Ozonoterapia ha realizado más de 1.500 discólisis con ozono. Los resultados obtenidos hasta la fecha son similares a los obtenidos mediante cirugía o microcirugía; ofrecen la ventaja de ser un tratamiento ambulatorio realizado bajo sedación, sin contraindicaciones importantes (aunque el embarazo está entre ellas por la utilización de Rayos X en el momento de la punción discal), ni efectos secundarios.

 

 

Además, hay que tener en cuenta que la ozonoterapia no tiene los inconvenientes de la cirugía abierta (fibrosis postquirúrgica, disminución del foramen, riesgo anestésico, etc.), respeta la anatomía de la columna vertebral y devuelve al paciente a la vida activa de forma precoz.

 

El tratamiento con ozono

 

La Dra. Gloria Rovira nos detalla las diferentes fases que comprenden las sesiones para el tratamiento de hernias discales mediante ozonoterapia:

 

  • Infiltraciones paravertebrales: Consisten en inyecciones en la musculatura paravertebral en una sesión en la consulta. No precisa anestesia, pero si el paciente nota molestias al introducir el gas, se le aplica un anestésico local.

 

  • Inyección de ozono dentro del disco intervertebral (discólisis percutánea): La realiza el neurocirujano en quirófano bajo sedación y anestesia local, mediante control radiológico. El paciente es dado de alta el mismo día.

 

  • Después de la discólisis en quirófano, pueden ser necesarias de dos a cuatro sesiones por término medio de ozono en la musculatura paravertebral.

 

Esta técnica está indicada en aquellos pacientes con patología discal lumbar, cervical o dorsal que no responden al tratamiento conservador ni analgésico. Sin embargo, no está recomendada en los casos de compresión de cola de caballo o en ciáticas paralizantes.