El pasado 17 de octubre de 2019, se publicaron distintas noticias en periódicos y redes sociales en los que se informaba que la Agencia Tributaria realiza una macroperación contra el fraude fiscal en clínicas estéticas y médicos.

Conforme informan distintos medios la Agencia Tributaria les ha remitido un comunicado en el que se manifiesta que la operación surge de un análisis realizado por la propia Agencia Tributaria que «puso de manifiesto un importante volumen de ocultación de la actividad económica real» en este sector.

Desde esta Asociación Científica, formada por más de 1.200 médicos, quieren destacar que es primordial el respeto a la presunción de inocencia, derecho fundamental que ha de respetar, también, y especialmente, la Administración, en este caso la Agencia Tributaria. Que un contribuyente sea inspeccionado no supone que haya incurrido en irregularidades, siendo la obligación de la prueba de la culpabilidad del acusador, en este caso la Administración tributaria. No se debe condenar, aunque solo sea, de forma mediática, a todo un colectivo. Desde la SEME, confian en el buen hacer de sus socios y de la profesión médica, también en cuanto al cumplimiento de sus obligaciones fiscales y, como no puede ser diferente, aplauden las inspecciones que, por parte de la Administración deban realizarse, con el objeto de sancionar a quien actúe de forma ilícita, pero CONDENAN, expresamente, la imputación anticipada y generalizada de los profesionales médico-estéticos y el menoscabo que con ello se hace de su reputación personal y profesional