La firma española FC Facial Clinique de medicina estética facial, ha experimentado un importante incremento en la aplicación de toxina botulínica provocada por una fuerte demanda de esta técnica antienvejecimiento en sus clínicas médicas, situándose como el tratamiento más solicitado.

 

Se trata de una tendencia que está marcando la actividad de la medicina estética a nivel mundial y que paulatinamente se está implantando en España, gracias a los buenos resultados que advierten los pacientes y a su sencilla aplicación.

 

Y es que la musculatura facial se altera con el paso de los años. Los músculos elevadores de la cara se vuelven débiles y los depresores comienzan a contraerse potenciando la aparición de arrugas y acentuando la aparición de las patas de gallo, dotando a la mirada de un aspecto triste y envejecido.

 

Para paliar estos síntomas, la toxina botulínica es una proteína altamente purificada que relaja los músculos faciales, suavizando las arrugas y dejando la piel distendida, tonificada y tersa, devolviendo a la cara toda la luminosidad perdida.

 

 

Para la firma se trata de la técnica más indicada y eficaz para prevenir el envejecimiento del rostro, cien por cien segura, biocompatible, científicamente probada y que no entraña ningún riesgo para la salud. Sus efectos duran más de tres meses y es completamente reversible.

 

Todo el proceso se lleva a cabo por expertos en medicina estética facial, garantizando un excelente resultado y sin ningún riesgo para el paciente. La aplicación se realiza con micro inyecciones y es totalmente indolora, aportando un resultado totalmente natural.

 

Asimismo, se ha demostrado que la aplicación de la toxina botulínica a partir de los 25 años previene la aparición de arrugas.

 

 

 

En las clínicas FC Facial CLINIQUE utilizan toxina botulínica tipo A aprobada por el Ministerio de Sanidad y Bienestar Social español, para uso médico-estético.

 

Desde que comenzó su actividad la enseña siempre se ha situado a la vanguardia del sector incorporando en sus centros los últimos tratamientos en medicina estética facial, entre los que destacan: Bioplástia Facial (rellenos de ácido hialurónico), Peelings, Mesoterapia facial, Toxina Botulínica (botox), Plasma Rico en Plaquetas (PRP) y el tratamiento más revolucionario, Biolifting, el lifting sin cirugía.

 

Esta filosofía ha llevado a la compañía a obtener unos excelentes resultados con un crecimiento del 36% respecto al 2012 atendiendo a más de 15.000 clientes y aplicar más de 30.000 tratamientos.