Sin que se aprecien cambios en el rostro, sin merma de la falta de expresión ni, por supuesto, hinchazón alguna. Rápida, efectiva y, sobre todo, segura. Así tiene que ser la medicina estética, según la directora de esta área de Clínicas Dorsia, la dermatóloga Virginia Sánchez, para quien la naturalidad es el gran valor en el resultado de este tipo de tratamientos.

Máxime en esta recién entrada primavera, en la que lo natural, explica Sánchez, debe conjugarse con lo armónico y lo fresco. Las claves, hidratación y renovación que se trabajan inicialmente mediante un peeling y que se mantienen con técnicas que no precisan ni baja social ni laboral.

La novedad de Dorsia para estos meses es Contour Lift, una propuesta para el rostro basada en la infiltración de ácido hialurónico a diferentes densidades y concentraciones. Tal como especifica la doctora, este producto, muy seguro y eficaz ( tan sólo se conocen dos casos de reacciones alérgicas) es ideal en la consecución de los objetivos personalizados en cada paciente. Así, según las zonas en las que se trate y la cantidad no sólo se puede recuperar volumen y aportar simetría, sino refrescar el aspecto con una piel más tersa y brillante. 

Su administración se basa en los llamados MD Codes, los códigos que determinó el cirujano plástico brasileño Mauricio De Maio y que indican los puntos estandarizados en los que hay que pinchar, para después trabajar el rostro según las particularidades de cada paciente.

El varón, por ejemplo, necesita más cantidad de ácido hialurónico, puesto que su piel es más gruesa y su caída es, por lo tanto, más perceptible. Los fumadores también precisarán de una readministración más temprana del producto. Esta se realiza a los seis meses, aunque depende de la calidad del hialúrónico administrado, advierte la dermatóloga. Además de su carácter unisex, Contour Lift es válido para una amplia gama de edades, que va desde los 30 a los 80.

En un término medio, para pieles maduras, también cansadas, presas del estrés y con “apariencia de enfado”, según palabras de Virginia Sánchez, Dorsia ofrece su Lifting Líquido. Se trata de una propuesta de renovación más completa, para caras más ajadas y que incluye otros procedimientos como el Botox, la hidroxiapatita cálcica y el ácido hialurónico reticulado.

En ambos casos, la experta insiste en la necesidad de un diagnóstico previo riguroso, personalizado y siempre en la búsqueda de resultados en los que no se aprecie el paso por la clínica.

Si hablamos de prevención, la recomendación siempre se dirige hacia la buena alimentación y a una correcta rutina de la higiene facial. ¿Prevenirla con algún tratamiento? La doctora nos deja un truco: llevar a la consulta una foto de tu madre. Es muy posible que sus actuales arrugas de expresión sean las tuyas en un futuro.