NOTICIA 3La exposición al sol es uno de los mayores factores en la aparición de manchas en la piel, principalmente en rostro, cuello y manos. Cada vez son más las personas que con la llegada del otoño visitan un especialista o buscan tratamientos que pueda disminuir e incluso eliminar las manchas que ha dejado el verano.

¿Pero que son las manchas?  Son pigmentos de melanina depositados en la piel, los que son producidos por unas células especializadas presentes en la epidermis llamadas melanocitos y que fabrican más o menos pigmentos según diversos estímulos que reciben. “Uno de los más importantes es la radiación ultravioleta pero también hay otros como las hormonas femeninas o estrógenos, e incluso  inflamaciones de la piel  por pequeños golpes o traumas. Todos estos factores pigmentan la piel y pueden producir manchas” explica el cirujano plástico Dr. Héctor Valdés.

 

En esta época de año las manchas más comunes son los lentigos solares, conocidas también como manchas de envejecimiento. Preferentemente aparecen en rostro y dorso de las manos, pero también pueden estar en el escote, antebrazos y cualquier otra zona del cuerpo que haya estado expuesta al sol de forma continua sin protección. El Dr. Valdés recomienda revisar este tipo de manchas, ya que son una alerta para una etapa posterior más avanzada de daño en la que ya hay una degeneración celular con aparición de carcinomas y lesiones malignas o incluso un melanoma, que deben ser extirpados lo antes posibles por la alta agresividad de este tipo de cáncer.

 

Alimentos y tratamientos

Si bien se ha comprobado que los alimentos no tienen relación directa con la aparición de manchas; si hay algunos, que por un componente especial, dan una mayor sensibilidad en la piel al estar expuesta al sol. El químico se llama Psoraleno y lo contiene algunos alimentos como la lima, el perejil y el apio, de todas formas no debe ser una preocupación y eliminarlos de la dieta diaria, ya que estos mismos alimentos tienen otras propiedades que contrarrestan los efectos del químico. También encontramos algunas frutas y plantas que al consumirlas (no al aplicarlas) tienen propiedades y la capacidad de reducir el exceso de pigmentación. Una de las frutas más importantes es la granada que tiene un recocido efecto blanqueante, al igual que las semillas de uva. Últimamente un helecho, el polipodium leucotomos, ha mostrado similares efectos.

 

Por otro lado, también se habla de que algunos productos alimentos ayudarían a eliminar manchas al aplicarlos directamente en la piel. Patata cruda en rodajas, el jugo de limón, la mezcla de cebolla y ajo, o la cáscara de tomate son sólo algunos de los tips caseros. “Muchas técnicas naturales basan sus resultados en la evidencia de que si producen un aclarado en la piel. Por ejemplo el ácido cítrico de muchas frutas, efectivamente provocan una exfoliación de las capas superficiales de la piel con un resultado de aclarado de manchas superficiales” aclara el cirujano plástico.