La mirada, nueva protagonista de la Belleza, en detrimento de la boca

Adiós al full face y con él al autorretrato. Los selfies tendrán que adaptarse o morir. De momento, durante estas semanas de confinamiento, las redes sociales, creadoras de tendencias estéticas y reflejo de la realidad social, han mostrado menos fotografías con vocación estética. Ellos y ellas están fotografiándose menos a sí mismos y mostrando más lo que hacen desde sus casas.

Cierto es que la falta de acceso a algunos tratamientos médico estéticos y a la peluquería hacen a los reyes y reinas de la belleza on line  (y un poco a todos nosotros) sentirse algo inseguros, pero parece también que nuestra mirada apunta al exterior.

¿Dejaremos de dar tanta importancia a nuestro físico al tener que llevar mascarilla? No lo cree así la directora médica de Sensabell, la experta en belleza facial María Teresa Achiques, porque, recuerda, no sólo nos arreglamos para el resto, sino para nosotros mismos. Vernos guap@s nos empodera y, por lo tanto, seguiremos cuidándonos en estos tiempos en los que, ahora más que nunca, existe un acceso mayor a los tratamientos estéticos.

Sin embargo, desde este centro de cirugía y medicina estéticas consideran que la belleza desviará su punto de atención a otras zonas del rostro. Miraremos al exterior, después del encierro y la soledad, pero también seremos mirados. Nuestros ojos recuperarán el protagonismo perdido en detrimento de la boca y sus técnicas voluminizadoras. El tercio medio superior de la cara, concluye la doctora Achiques, desbancará al inferior, ahora tapado con la mascarilla, en relación a la demanda, tanto de cirugías estéticas, como de los llamados retoques  en clínica.

Rejuvenecer la mirada será, pues, el gran objetivo cuando todo pase y las clínicas retomen su actividad habitual. Este amplio epígrafe, explica Jesús Centeno, cirujano plástico, estético y reparador, engloba la blefaroplastia –la cirugía de párpados– y los refinamientos del contorno de ojos. Cuando hablamos de rejuvenecer la mirada , explica el doctor, se refieren los expertos a eliminar los signos que ofrecen un aspecto envejecido: las bolsas de piel en el párpado superior y de grasa en el inferior, además de eliminar las arrugas del contorno. El procedimiento engloba también la elevación de la cola de la ceja, que cae con el paso del tiempo.

La blefaroplastia completa, como se la conoce, es la cirugía estética que obtiene un mayor índice de satisfacción cuando se pregunta a los pacientes. Es un procedimiento sencillo, rápido y con muy buena relación entre el coste y los resultados que ofrece. El postoperatorio es también muy breve; no dura más de una semana y no deja ni puntos ni hematomas.

La medicina estética resulta el complemento idóneo para acabar con esa mirada triste, envejecida, que refuerzan las arrugas de la zona. Para la frente, la parte superior de la ceja y el contorno de los ojos (las llamadas patas de gallo) el botox no tiene rival no quirúrgico, de momento. La mesoterapia, vitaminas más ácido hialurónico, resultan, por otro lado, un buen complemento para hidratar y dar tersura a mejillas y pómulos.

Obtener una mirada fresca, limpia, integrada en una belleza más natural, dado que ellas no podrán lucir tanto maquillaje, será, pues, el objetivo, considera María Teresa Achiques. La médico estético apunta a los tratamientos del cuidado de la piel como base para conseguirla, sobre todo si tenemos en cuenta que la mascarilla no deja “respirar” bien a la piel y puede producir desequilibrios, acné y deshidratación.

El abanico  de posibilidades en clínica para evitarlo es amplio, reconoce, pero siempre, con la naturalidad y la frescura como objetivos principales.

¿Qué nos recomiendan desde Sensabell? Pues, por supuesto, además de los peelings, que darán inicio a la puesta a punto de nuestro rostro tras el confinamiento, y siempre bajo un diagnóstico especializado, el lifting líquido. Ya mencionados las vitaminas y el ácido hialurónico, importa también cómo administrarlo. Rápida y efectiva, la micropunción ayuda a la regeneración del colágeno, el famoso elixir de la juventud.

Un rostro enigmático, del que no veremos el tercio inferior, una mirada fresca y joven y, quien sabe si adornado con la mascarilla tuneada a la moda, quizá devuelvan al selfie el protagonismo perdido. El selfie ha muerto. Viva el maskie.