Imagen 2

Llegan los rellenos eco-dermo-compatibles, muy libres de sustancias sintéticas añadidas, de origen no animal y con efectos antibacterianos. Se trata nuevos implantes visco-elástico y moldeable cuyo principal componente, además del agua, es la carboximetilcelulosa sódica obtenida a partir de la celulosa, un constituyente de la madera y de todas las estructuras vegetales. La carboximetilcelulosa no contiene resíduos de endotoxinas bacterianas y está totalmente libre de proteínas reduciendo la posibilidad de reacción inflamatoria local y aparición de granuloma. A diferencia del ácido hialurónico, es fácil de inyectar y no causa fibrosis ni edemas. Además de rellenar arrugas faciales, también moldea las mejillas, pómulos, barbilla, arco mandibular y la hipotrofia secundaria.
Se ha demostrado que la carboximetilcelulosa tiene un potente efecto de frenar la pérdida natural de ácido hialurónico propio del organismo, potenciando la duración y el aumento del ácido hialurónico propio natural y, en consecuencia, retrasando el envejecimiento de la piel.

fecto ralentizador del envejecimiento por disminuir la destrucción natural del ácido hialurónico.
• Durabilidad prolongada por la reticulación y por la ausencia de sustancias en nuestro organismo que tienen capacidad de destruir la carboximetilcelulosa.
• Gran moldeabilidad y resistencia mecánica, lo que consigue gran estabilidad en el lugar implantado.
• No requiere test de alergia. Es biocompatible y completamente biodegradable, con gran  reducción del impacto medioambiental.
• Es totalmente reabsorbible y los efectos son duraderos (hasta 12 meses).