Dra.AdrianaRibe_RCEl láser en las zonas íntimas de la mujer tiene finalidades médicas y estéticas. El objetivo en ambos casos es mejorar tanto la calidad de la vida funcional y sexual como su estética. En respuesta a la demanda en continuo ascenso por parte de las pacientes entre 30 y 70 años, Ribe Clinic ha creado su Departamento láser de Ginecología Cosmética para tratar la patología estética y funcional de la zona genital (reestructuración y rejuvenecimiento vulvo-vaginal). El láser supone un avance y una mejora sobre las técnicas tradicionales para el tratamiento de la relajación muscular y los problemas asociados a ella.

A partir de los 30 años se empiezan a producir cambios físicos naturales en los genitales de la mujer que pueden solucionarse fácilmente gracias al nuevo procedimiento basado en la tecnología láser. Además pueden aparecer modificaciones del área genital producidas por la bajada de estrógenos y la afectación de la musculatura del suelo pélvico en mujeres que realizan mucho ejercicio.

¿Qué zonas se pueden tratar con el láser?

En la vulva se trata el monte de Venus, los labios mayores y menores. En la vagina se tratan la mucosa vaginal y sus paredes. También se trata la uretra.

¿Qué patologías son las más frecuentes?

La Dra. Adriana Ribé, Directora de Ribe Clinic explica cuáles son las patologías más habituales que se tratan con esta exclusiva técnica:

  • Atrofia vaginal menopáusica producida por una bajada de los niveles de hormonas (estrógenos). Puede venir acompañada de adelgazamiento de las paredes de la mucosa vaginal, sequedad y falta de elasticidad vaginal y vulvar.

La atrofia vaginal junto con la pérdida de lubricación, producen sequedad y falta de elasticidad que dificultan las relaciones de pareja.

 

Actualmente, una mujer con menopausia a los 48-50 años es una mujer joven y activa con una vida sexual a la que no debe renunciar.

  • Tanto mujeres jóvenes como maduras pueden presentar labios menores más largos y extensos de lo normal, quedando expuestos por fuera de los labios mayores. Esta situación puede acomplejar profundamente a la mujer y condicionar sus relaciones de pareja. Además, resulta bastante incómodo cuando se realizan actividades habituales como sentarse, correr, montar en bicicleta, usar bikini o vistiendo pantalones estrechos. En estos casos se realiza una labioplastia (reducción de labios con láser).
  • Sequedad vaginal
  • Hiperlaxitud vaginal o síndrome de relajación vaginal. Tras partos traumáticos, embarazos múltiples o nacimiento de bebés con mucho peso, las paredes vaginales de la mujer joven pueden perder su tensión y capacidad de compresión. La vagina puede quedar parcialmente dilatada de forma no reversible tras el parto. Esta situación condiciona la capacidad de disfrute en la relación sexual tanto en la mujer como en su pareja. Si las paredes vaginales no son capaces de contraerse, el varón no disfruta y la mujer tampoco.
  • Laxitud de las paredes de la vagina por paso de los años
  • Incontinencia urinaria de esfuerzo (grados I y II) tras partos múltiples o en pacientes que realizan ejercicio físico intenso como el running, maratones, triatlones,…
  • Melanosis vulvar: se realiza un blanqueamiento vulvar para devolver a la zona su tono habitual
  • Vello del área vulvar

Estos procedimientos se hacen sin anestesia o anestesia local, sin hospitalización y con un postoperatorio domiciliario mínimo. El tratamiento son 2 sesiones espaciadas un mes. La técnica es indolora y dura 20 minutos.

Antes del tratamiento se recomienda una visita con exploración física ginecológica y citología cérvico-vaginal.

Es un láser de CO2 fraccionado que produce una contracción de la mucosa vaginal y/o uretra inmediata. Posteriormente y de forma gradual, gracias a su efecto de bioestimulación sobre la mucosa y el corion subepitelial, genera nuevo colágeno con una pared más contraída y una mucosa con más capas de células y con más glicógeno en su interior, es decir, una mucosa más sana y renovada.