tatoosLa moda del tatuaje persiste, pero cada vez son más personas las que desean eliminar alguno. Para ello, se utilizan varias sesiones de láser, dependiendo del tamaño, color o tipo de tinta, entre otros factores. Sin embargo, esta técnica está rodeada de falsos mitos, y Mario Sánchez, Director Comercial, Marketing y Expansión de Tatualia, nos desvela cuáles son las verdades y mentiras sobre la eliminación de tatuajes.

La cultura del tatuaje, cada vez más extendida, lleva a decorar con tinta la piel de millones de personas. Sin embargo, según un estudio realizado por la empresa Tatualia, pasados cinco años, más de un 60 por ciento de estas personas se arrepienten de su tatuaje.

Cada vez más, los españoles recurrimos al láser para eliminar el pasado de nuestra piel, aunque muchas veces las dudas nos frenan a la hora de tomar esta decisión. Mario Sánchez, aclara los mitos más comunes que nos preocupan cuando nos planteamos la eliminación de tatuajes.

 

  1. Los tatuajes no se eliminan por completo. ¡Falso!: En la mayoría de los casos, los tatuajes pueden eliminarse por completo gracias a un tipo de láser, especialmente desarrollado para ello. Este láser genera pulsos de energía con una longitud de onda específica.

 

  1. Se pueden eliminar tatuajes con otros métodos que no son láser. ¡Falso!: En Internet, existe mucha publicidad engañosa de cremas milagro que aseguran eliminar los tatuajes. El láser es el único método con efectividad demostrada y testada clínicamente.

 

  1. Hay colores que son muy difíciles de eliminar. ¡Verdadero!: El rosa, el amarillo y el blanco son los colores más resistentes a las sesiones con láser. Sin embargo, depende mucho del tatuaje y de la piel de cada paciente.

 

  1. Duele mucho. ¡Falso!: Mario Sánchez, nos explica que la sesión láser puede producir molestia dependiendo del umbral del dolor de cada persona.

 

  1. El láser es peligroso. ¡Falso!: El láser es seguro siempre que esté en manos expertas. Se trata simplemente de luz cargada de energía, y no tiene ninguno de los riesgos asociados a las radiaciones que se utilizan al hacer exploraciones radiológicas.

 

  1. Los resultados tardan mucho en ser notables. ¡Falso!: Los resultados se pueden ver desde la primera sesión.

 

  1. Se necesitan muchas sesiones para eliminar un tatuaje por completo. ¡Falso!: No todos los tatuajes son iguales. Generalmente, para eliminar un tatuaje son necesarias al menos 4 sesiones, aunque depende de muchos factores como la antigüedad, la profundidad del dibujo, la cantidad y tipos de tinta utilizadas, y el color de piel, entre otros.

 

  1. No se pueden eliminar tatuajes recientes. ¡Verdadero!: “Para eliminar un tatuaje reciente, lo ideal es esperar seis meses, ya que será cuando la piel esté preparada para iniciar la eliminación del mismo sin ningún problema y con garantías”.

 

  1. No se puede tatuar de nuevo la zona tratada. ¡Falso!: No hay ningún tipo de problema en volver tatuar la zona en la que se ha eliminado un tatuaje anterior, siempre que se sigan los consejos de los especialistas.