captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-34-01-copia¿MELANIA TRUMP, PRIMERA DAMA MODELO GENÉTICAMENTE PERFECTA?

 

Donald Trump se proclama presidente de los Estados Unidos pero quien acapara todos los focos es su actual mujer, Melania Trump, ex modelo eslovaca que ocupa siempre un segundo plano. Si algo nos asombra de Melania es su belleza y juventud. La primera dama de los Estados Unidos tiene 46 años y aparenta varios años menos. Puede que la genética haya jugado a su favor si observamos a sus padres, su madre es también una mujer hermosa, pero hay cosas que por mucha genética favorable no siempre se mantienen en su sitio, los años pasan para todos. Tirando de hemeroteca observamos como Melania actualmente tiene mejor aspecto que hace unos años.

 

Actualmente Melania tiene un rostro más joven, más fresco y sofisticado, no pondremos en duda el buen trabajo de las maquilladoras, estilistas y todo el personal de su séquito, pero también debemos de analizar en profundidad que alguna cosa más hay detrás de todo para tener esa apariencia física. Melania asegura que cuida su alimentación, su piel y su cuerpo llevando una vida sana y equilibrada y no ponemos en duda sus palabras, aunque no estamos de acuerdo es en las aseveraciones donde declara que jamás se ha infiltrado bótox, ni ningún tipo de tratamiento de medicina estética y mucho menos cirugías.

 Analicemos con detalle los posibles tratamientos que se ha realizado Melania:

La primera dama presenta una piel mucho más nutrida y engrosada que hace unos años. Su piel luce más brillante y con mayor vitalidad, sin signos de flacidez ni pequeñas arrugas. Lamentamos contrariarla pero la genética no logra estos cambios con el tiempo. Más bien al contrario, con los años la piel tiende a envejecer, a hacerse más fina, delgada y flácida dejando lugar a pequeñas arrugas y descolgamiento en mayor o menor medida en función de lo buena que haya sido la genética pero en el caso de Melania está claro que la primera dama se ha sometido a tratamientos de vitaminas, de ácido hialurónico y/o de skinboosters, muy de moda entre las actrices de Hollywood.

Si analizamos el tercio superior de su cara vemos que extrañamente no tiene apenas arrugas, sí que mantiene la expresión facial pero no corresponde con la frente, entrecejo y patas de gallo de alguien que tenga 46 años y que nunca se haya sometido a ningún tratamiento de medicina estética. Así que teniendo en cuenta que el tercio superior de la cara se trata con toxina botulínica podemos afirmar, casi al 100%, que en algún momento la primera dama se ha sometido a alguna sesión.

Otro de los rasgos que llaman la atención son sus labios, observando fotos anteriores vemos como Melania ya tenía unos labios bien definidos y con un volumen importante, pero también es sabido por todos nosotros que con el paso de los años el volumen de los labios va menguando y que para mantenerlo es necesario hacer refreshings de ácido hialurónico para mantener el volumen y la hidratación adecuada, no es suficiente con cacao.

A diferencia de lo que mucha gente cree, cualquier tratamiento realizado para aumentar el labio o simplemente perfilar el labio no tiene porque darnos un resultado escandaloso como podemos observar en Melania el resultado es natural.

Otro de los puntos primordiales que se modifican con el paso de los años son los pómulos, con el paso del tiempo los pómulos que son los pilares fundamentales de nuestra cara van perdiendo fuerza, van perdiendo volumen y dan lugar a una cara más vacía y lánguida donde se acentúan los surcos nasogenianos. En Melania observamos todo lo contrario una cara más fresca, más radiante con un volumen de pómulos adecuado y sin apenas evidencia de surcos ni arrugas.

La cirugía, aunque en menor proporción, también he sido una gran aliada para la belleza de Melania, podemos observar varios signos evidentes de ello:

Uno de ellos es el pecho, actualmente Melania luce un escote más voluminoso y firme que años atrás y lamentablemente esto no se debe a la genética ya que por mucho que ésta nos acompañe el paso de los años hace que nuestro pecho cada vez tenga menos volumen y turgencia.

Otro signo evidente de cirugía es su nariz, si observamos fotos antiguas vemos como el perfil nasal de la primera dama ha ido estilizándose hasta obtener una nariz en completa armonía con su rostro.

Lo reconozca o no está claro que Melania es muy partidaria de mantenerse bella y joven a lo largo del tiempo y lo cierto es que lo ha cumplido y con nota, nota de sobresaliente para su médico estético y su cirujano que han logrado estos resultados tan naturales.