image015Según un estudio de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), los tratamientos de rejuvenecimiento facial son los terceros más demandados por los españoles después de los de depilación láser y los de eliminación de adiposidades localizadas. La mayor preocupación de las españolas es la aparición de las patas de gallo. También figuran en la lista negra la pérdida de volumen facial, las bolsas, ojeras  y las manchas en la piel. La Dra. Natalia Ribé afirma “el primer signo de envejecimiento facial más visible con el paso de los años se muestra alrededor de los ojos dado que la piel de su contorno es la más fina del rostro”.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y su envejecimiento es visible a través de la caída de los tejidos del rostro a partir de los 30 años. A partir de esta edad, los procesos metabólicos en las células se desaceleran provocando que la piel pierda cada vez más hidratación y elasticidad. Su función de barrera se debilita gradualmente y, a partir de ese momento, las repercusiones estéticas del envejecimiento de la piel, evolucionan lenta pero irreversiblemente.

 

Tratamientos para actuar contra el envejecimiento de la piel.

 

Para conocer el tratamiento más apropiado para cada paciente debemos acudir a un experto que nos haga un diagnóstico específico e individualizado que analizará el estado de la piel según sexo, edad, entre otros valores.

 

Una vez realizado el diagnóstico se llevarán a cabo diferentes tratamientos médico-estéticos con el que conseguiremos retardar el proceso natural de envejecimiento de la piel mediante una medicina preventiva. Estos tratamientos son:

 

–       Tratamiento oxigenante preparatorio de la piel antes de cualquier procedimiento médico.

–       Terapia de peeling médico.

–       Terapia de bio-revitalización/bio-estimulación de cara, cuello, escote, etc.

–       Tratamiento con toxina botulínica para suavizar las arrugas de expresión.

–       Tratamiento de relleno para recuperar el óvalo facial, rellenar surcos nasogenianos, comisuras, reborde labial, pómulos, relleno de ojeras, etc.

–       Tratamientos inductores del colágeno para redensificar la dermis en casos de flaccidez.

–       Tratamiento para la flaccidez tanto facial como corporal con la tecnología MP2.

–       Tratamiento de carboxiterapia para estiumular el colágeno y mejorar la vascularización del tejido.

–       Tratamientos reductores de grasa localizada.

–       Tratamiento láser de rejuvenecimiento, manchas, capilares, etc.

Causas y signos clínicos del envejecimiento:

Según explica la Dra. Natalia Ribé, el envejecimiento de la piel se manifiesta a través de factores diversos causados por agentes externos como pueden ser las radiaciones solares, fumar, falta de protección solar e internos causados por causas genéticas, familiares, hormonales, edad, entre otros.

 

Los signos clínicos de envejecimientos son:
La pérdida de colágeno de la piel con aparición de arrugas, surcos y flaccidez

 

Reducción de la dermis: con el tiempo, la renovación de las células disminuye un 50%. La capa externa de la piel (epidermis) y la capa de grasa subcutánea se reducen, la piel se vuelve más frágil y pierde gradualmente su elasticidad y su textura uniforme. Aparecen las arrugas de expresión dinámicas y estáticas.

 

Los cambios hormonales tanto en el hombre como en la mujer ocasionados por el estrés, la menopausia, la andropausia, dejan como huella la falta de luminosidad y turgor facial.

 

Pérdida de la hidratación natural con el tiempo y atrofia de las glándulas sebáceas. La piel se deshidrata dando lugar a la sequedad, rugosidad y tirantez de la piel.

 

– Con los años se ralentiza la circulación y aparecen lesiones vasculares y trastornos de la pigmentación.