¿Cómo sobrevivir a Halloween sin dañar nuestra salud oral?

Halloween es noche de fantasmas, brujas, zombies, vampiros y hombres lobo. Noche de horrores y monstruos que hacen que la diversión esté asegurada, pero no siempre para nuestra salud. En Halloween hay una cosa que debe darnos miedo de verdad… el exceso de azúcar. Un enemigo que puede darnos más de un susto en lo que a nuestros dientes se refiere si no tenemos cuidado. Las bacterias existentes en nuestra cavidad oral son capaces de alimentarse de dicho azúcar, contribuyendo a generar caries y otras complicaciones a través del ácido débil que son capaces de producir. Esto puede generar riesgos a largo plazo.

A pesar de ello nadie quiere perderse fiestas y trucos o tratos. Existen diferentes golosinas deliciosas y divertidas que no son tan perjudiciales para nuestra salud oral, evitando así correr riesgos innecesarios. ¿Preparados para Halloween?

Los fantasmas de los dientes

Lo primero debemos asegurarnos de descartar algunos alimentos especialmente no saludables y específicos. Además debemos intentar no ofrecérselos a los más pequeños. Ejemplos de estos son: golosinas pegajosas, pasas y caramelos. La mayoría de estos dulces, especialmente si son pegajosos, pueden ser terribles para nuestra salud. Algunas barras de caramelo de tamaño completo contienen grandes cantidades de grasas saturadas.

Dulces para Halloween

  • Chocolate: Posiblemente la mejor opción. El chocolate es uno de los mejores dulces porque podemos lavar nuestro dientes más fácilmente que con otros tipos de dulces. El chocolate negro contiene menos azúcar y grasas que el chocolate con leche.
  • Caramelos pegajosos: Estos son uno de los peores dulces para nuestros dientes, es mucho más difícil de quitar, por lo que permanece más tiempo en nuestros dientes y esto deja trabajar a su gusto a las bacterias existentes. Esto potencia el daño que provoca en nuestra salud oral.
  • Caramelo duro: Otra de las opciones. Siempre y cuando no dañen nuestros dientes ni generen roturas o traumatismos. Especialmente debido a su fuerte composición. Este tipo de dulces al dosificar su nivel de azúcar es capaz de ser arrastrada por la saliva e influenciar aún menos sobre nuestros dientes.
  • Caramelo ácido: En algunos casos pueden ser de los más peligrosos. “Su acidez puede debilitar y dañar la cubierta externa  dura de sus dientes, haciendo que sus dientes sean más vulnerables a las caries» afirma el Dr. Malagón.

¿Cuáles son nuestras alternativas?

Si está buscando algo para repartir para trucar o tratar, hay muchas ideas para considerar. Prueba paquetes individuales de fruta o salsa de manzana. Incluso el pudín es mejor que los dulces. Estos productos generalmente se venden en paquetes de 4 o 6. Simplemente divídelos y dé una taza a cada niño.

Las cajas de granola, muselina, cereales y barras de fruta también funcionan, pero hay que tener cuidado con el contenido de azúcar de algunos sabores. Los paquetes de mezcla de manzana con especias instantánea o mezcla de chocolate caliente funcionan igual de bien.

Muchas tiendas de alimentos saludables ofrecen galletas bajas en azúcar que son libres de grasas trans. Si es una noche cálida, los jugos de  frutas o los jugos de frutas con hielo (siempre que sean 100% jugos) también pueden ser una buena opción. También hay chicle sin azúcar, nueces de maíz, cacahuetes, mezcla de frutos secos, palomitas de maíz, paquetes de semillas de calabaza asadas y galletas saladas. También cabe destacar el chocolate negro, mejor que los dulces, incluso con antioxidantes muy saludables.