DRA. ELIA ROÓEn el último Congreso Nacional de la AEDV celebrado en Valencia, la Dra. Elia Roó Rodríguez ha expuesto los siguientes avances en Dermatología Estética: nuevas aplicaciones del ácido hialurónico, de la toxina botulínica y la reciente aparición de sustancias para disolver la grasa corporal.

Toxina botulínica tipo A: contra la psoriasis y el sebo facial

1. La toxina botulínica puede ser útil en el  tratamiento de enfermedades inflamatorias cutáneas: un estudio ya publicado muestra en ratones con psoriasis que tras la infiltración de toxina botulínica se produce una reducción del número de linfocitos, de la vascularización y de las terminaciones nerviosas en la zona tratada que se traduce en una mejoría en  la apariencia clínica y el prurito. Podría ser una alternativa en el futuro al fracaso terapéutico con corticoides tópicos en pequeñas zonas.

También se está realizando un estudio en fase 1 en la Universidad de Minnesota en el que a pacientes con psoriasis se les infiltra una dosis de entre 35 y 100 unidades de toxina botulínica alrededor de las placas. El estudio se basa en la mejoría percibida en las lesiones de psoriasis en pacientes con distonía cervical a los que se les infiltraba toxina botulínica. Todavía no hay datos publicados del estudio.

2. Igualmente, se ha publicado un estudio que muestra la disminución en la producción de grasa facial y del tamaño de los poros tras la inyección intradérmica de toxina botulínica. Se tratan 25 pacientes con exceso de grasa en la frente y se mide la producción de grasa con un Sebometer (medidor del sebo facial) antes de la infiltración, a la semana siguiente de la misma, al mes, y a los  2  y 3 meses. Se consigue una reducción del 75% a la semana y del 80, 73 y 59% respectivamente en los meses siguientes. El 91% de los pacientes se mostraron satisfechos con el tratamiento sin que se produjeran prácticamente efectos secundarios.

 

 

 

 

 

Ácido hialurónico: nuevo uso

Hasta la fecha, el ácido hialurónico servía, bien para hidratar (no reticulado), bien para rellenar (reticulado). Surge una nueva aplicación: la de generar nuevo colágeno. La inyección intradérmica de ácido hialurónico reticulado activa los fibroblastos y los queratinocitos cutáneos e incrementa la producción de colágeno dérmico. El estudio se realiza inyectando en distintos puntos ácido hialurónico reticulado y suero salino (control) a 18 mujeres y 10 varones de entre 75 y 95 años. Las biopsias muestran un mayor grosor de la epidermis y la dermis tratada y un incremento significativo en los niveles de procolagéno tipo I y otros marcadores que muestran la activación de los fibroblastos. El estudio demuestra que la reestructuración de la matriz dérmica con ácido hialurónico hace que los fibroblastos se elonguen y se activen.

 

Dos revolucionarias sustancias para la reducción de la grasa localizada

  1. EL  ATX-101 (ácido desoxicólico) para tratamiento de la grasa bajo el mentón.

Se presentaron estudios en fase III en los que han  participado 165 pacientes, con un seguimiento de 12 meses. Se realizan 6 tratamientos con 4 semanas de intervalo infiltrando 2mg/cm2 en pequeñas microinyecciones en áreas de 2 mm. La satisfacción con el tratamiento es del  87 % en médicos y del 83 % de los pacientes a los 3 meses del último tratamiento. El  96 % de los pacientes tratados  no perciben un incremento de la laxitud cutánea tras el tratamiento. Los efectos secundarios son locales y transitorios y no hay  incremento de los lípidos séricos. En Europa los estudios están  en fase III y con más de 700 pacientes.

  1. Lipo-202 , xinafoato de salmeterol, contra la grasa abdominal.

Estudios en fase IIb para reducción de grasa abdominal en adultos sanos no obesos. Participan 500 pacientes en 4 ensayos clínicos para determinar la dosis más adecuada. Se administra semanalmente durante 8 semanas. En los resultados de un estudio previo de esta sustancia en combinación con un corticoide (Lipo 102) en 164 pacientes se obtuvo una reducción media de 3 cm y una pérdida de más de 500cc de grasa abdominal, obteniéndose 2/3 de la mejoría a las 4 semanas del tratamiento sin efectos secundarios remarcables.

 

 

 

Dra. Elia Roó Rodríguez

 

Hospital Sur Madrid y Coordinadora del Grupo de Dermatología Estética de la AEDV.

 

 

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid.

Especialista en Dermatología y Venereología, Hospital Universitario San Carlos de Madrid.

En la actualidad dirige el Servicio de Dermatología del Hospital Sur,  Alcorcón (Madrid) y la Clínica Dermatológica Clider en Madrid.

Coordinadora del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica de la Academia Española de Dermatología y Venereología (2011-2015).

Profesora del Master de Dermatología Estética del Hospital Ramón y Cajal y la Universidad de Alcalá (1ª edición, 2011; 2ª edición, 2012 y 3ª edición, 2013).