doctor carlos guillen

Moléculas inhibidoras recientemente descubiertas o la terapia basada en luz solar en lugar de luz roja son sólo algunos de los recientes descubrimientos en cáncer cutáneo. El Dr. Carlos Guillén, miembro de la AEDV, los enumera detalladamente.

El Dr. Carlón Guillén, Jefe de Servicio de Dermatología del Instituto Valenciano de Oncología y miembro de la AEDV (Academia Española de Dermatología), expone a continuación los avances más destacados en la lucha contra el cáncer cutáneo:

 

 

Vismodegib, inhibidor del crecimiento de carcinomas basocelulares

El Vismodegib es un inhibidor de la vía Hedgehog, que permite controlar el crecimiento de los carcinomas basocelulares avanzados o metastásicos. Esta es una novedad muy importante y en España se están llevando a cabo ensayos clínicos con esta molécula en diversos centros. En USA ya está comercializado este tratamiento. Su investigación comenzó en 1971 a raíz de una epidemia de corderos cÍclopes (un solo ojo), y se demostró que la causa es que las ovejas preñadas comían un tipo de arbusto que contenía ciclopamina con efectos teratogénicos (de malformación del feto) debido a la inhibición específica de la vÍa Hedgehog, mediante la unión al receptor Smoothened. Esto estableció que el receptor Smoothened se podía inhibir de forma farmacológica, lo cual permitía tratar aquellos cánceres que se ocasionaban por activación de la vía Hedgehog. En dermatología, el carcinoma basocelular es el más beneficiado de este tratamiento.

 

 

Terapia fotodinámica utilizando la luz del sol

Actualmente están llevándose a cabo terapias fotodinámicas utilizando la exposición a la luz de día, con el fin de conseguir el mismo efecto terapéutico que con luz roja, pero disminuyendo el dolor. La luz solar posee todo el espectro necesario de luz ultravioleta para generar efecto terapéutico.

 

 

Nuevas moléculas: menos efectos secundarios, mayor superficie cutánea, rapidez

Hay que tener cuidado con la aparición de lesiones sospechosas: en principio pueden ser únicamente queratosis actínicas, pero se asientan en una superficie cutánea a menudo dañada por los rayos ultravioleta tomados durante años.

Existen lesiones que no se aprecian clínicamente y deben ser controladas de por vida, además de intentar tratarlas con moléculas específicas que corrijan los daños genéticos producidos por los rayos ultravioleta. “Hay un gran interés por encontrar tratamientos que consigan tratar a los pacientes con pocos efectos secundarios, de forma rápida y abarcando la mayor extensión posible. Moléculas como el imiquimod, el diclofenaco, la terapia fotodinámica, y el ingenol mebutato van encaminadas a tratar estos pacientes”, confirma el Dr. Carlos Guillén.

 

 

 

 

Dr. Carlos Guillén Barona

Jefe de Servicio de Dermatología del Instituto Valenciano de Oncología (IVO).

 

 

 

− Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia.

− Especialista en Dermatología 1978-1982. Hospital General. Prof. Aliaga.

− Adjunto en el servicio de Dermatología Hospital General 1982-1993.

− Jefe de Servicio de Dermatología del instituto Valenciano de Oncología (IVO) desde 1993 hasta la actualidad.

− Académico Numerario de la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana.

.- Miembro numerario de La Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana, de La Academia Americana de Dermatología y de La Academia Española de Dermatología. Asimismo, es autor de numerosos artículos científicos y conferenciante habitual en congresos de dermatología.