PORTADA EME 5A partir de los 30 comienzan a aparecer las primeras arrugas y las líneas de expresión,  como resultado de la pérdida progresiva  de colágeno y elastina. CLÍNICA LONDRES recomienda las infiltraciones de BOTOX, la MESOTERAPIA FACIAL  o la LUZ PULSADA, para eliminar, sin que se note,  los primeros signos de la edad.

¡Tengo mala cara!

Esta expresión tan recurrente a partir de los 30, que se achaca a las jornadas interminables, el estrés laboral o la multitarea de las madres primerizas, es un cuadro tan común, como inesperado. Vagos síntomas como la falta de luz, las arruguitas que marcan la expresión, alguna mancha aquí o una ojera allá, constituyen en realidad, “los primeros signos de la edad”, que se instalan insidiosamente y llegan para quedarse, pillando a la mujer incrédula y sorprendida, desprevenida y desorientada, sobre los pasos a seguir.

CLÍNICA LONDRES ofrece un enfoque global para prevenir los signos futuros y eliminar los existentes, recuperando el rostro de ayer, sin que se note. Es el tratamiento combinado de Botox, Mesoterapia y Luz Pulsada Intensa, que por supuesto, puede aplicarse por separado con el fin de adaptarse a las necesidades de cada rostro.

TOXINA BOTULÍNICA

La toxina botulínica, comúnmente conocida como botox, es una proteína purificada que se inyecta en cantidades minúsculas para tratar ciertos músculos del rostro, cuya actividad es excesiva. Administrada en puntos estratégicos para relajarlos, ayuda a prevenir la aparición de arrugas dinámicas o suaviza las ya existentes (estáticas).  Gracias a la toxina botulínica se suavizan las arrugas de la frente, el entrecejo y las patas de gallo, consiguiendo una piel más tersa, así como una mirada más relajada y luminosa. Se prescribe tanto para las primeras arrugas como para las ya instaladas.

MESOTERAPIA FACIAL DE ALTA INTENSIDAD

Consiste en la aplicación de pequeñas infiltraciones en la dermis a base de ácido hialurónico, vitaminas y oligoelementos, que combaten el envejecimiento facial y promueven la regeneración celular. La mesoterapia facial hidrata la piel en profundidad, estimulando la producción  de colágeno y elastina, lo que se traduce en una piel hidratada, jugosa y luminosa, independientemente de la edad. Además, es el tratamiento perfecto para mejorar el sostén cutáneo.

LUZ PULSADA O IPL

Foto-rejuvenecimiento no invasivo que trata, tanto molestias estéticas, como vasculares, además de minimizar las líneas de expresión y las marcas de acné. La acción de la luz en la piel estimula la producción de colágeno, mejorando la textura y el tono, minimizando el tamaño del poro e iluminando el cutis. La Luz Pulsada está especialmente indicada para pieles de aspecto envejecido, castigadas por el sol o por el acné, con lesiones vasculares, poros dilatados o irregularidades en la pigmentación.