Imagen 1

El sol puede producir daños a corto o largo plazo sobre la piel. “La radiación ultravioleta B penetra en la piel y provoca básicamente eritema y la radiación ultravioleta A penetra a mayor profundidad, alcanzando la dermis, con lo cuál lesiona estructuras y provoca daños a largo plazo, como el envejecimiento prematuro de la piel” nos explica la Dra. Laura Coloma, Licenciada en Medicina y Cirugía, especializada en Medicina Natural.

¿Cómo puede ayudar la alimentación a proteger la piel del sol?
La Dra. Laura Coloma, especialista en Nutrición Ortomolecular nos recomienda los activos imprescindibles para el verano con los que mantener la piel sana y protegida de los estragos del sol. También nos explica qué alimentos contienen altas proporciones de dichos activos y por qué debemos incluirlos en nuestra dieta veraniega: 
– Alimentos ricos en Omega 7: mantequilla, aguacate, curry, aceite de oliva, queso parmesano, frutos de mar, el arenque del océano pacífico y alimentos de origen asiático como la anguila japonesa, el ikura y el sujiko…– Aceite de semillas de Goji: este aceite se extrae de las semillas Goji y es muy apreciado para prevenir el envejecimiento cutáneo; estimula también la oxigenación celular y así restaura el manto hidrolipídico de la piel, aportando mayor luminosidad, elasticidad y firmeza.

– Alimentos con betacarotenos: espinacas, zanahorias, cebada, berros, cebollino, pimiento, remolacha, repollo blanco chino, col rizada.

– Alimentos con Vitamina E: jamón, hígado de pavo, aceites de primera presión en frío, semillas de girasol, lino, sésamo, pimiento, achicoria, espárragos, espinacas, acelgas, perejil, aceitunas, melocotones, aguacates, kiwis…

– Alimentos con Vitamina C: lácteos (la leche materna es la que contiene más Vitamina C), el hígado, pato, pollo, pescado y marisco, cereales como el amaranto, etc.

– Alimentos ricos en polifenoles: lentejas, guisantes, soja, té, vino tinto, frutas y verduras de color rojizo o morado, tomate, cebolla, trigo sarraceno y otros cereales integrales, cacao, cerveza, aceite de oliva…

Consejos de la Dra. Laura Coloma para proteger la piel del sol

  • Realizar una dieta equilibrada y variada adaptada a la época veraniega. “Recomiendo el aceite de onagra y el de borraja ya que tienen acción antiinflamatoria y antipruriginosa además de favorecer la recuperación del manto lipídico de la piel” aconseja la doctora.
  • Beber agua de forma regular (de uno y medio a 2 litros al día).
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Hacer ejercicio regularmente para estimular la circulación de la sangre y aumentar el aporte de nutrientes. “
  • No usar esponjas irritantes en pieles secas, sobre todo en la época veraniega porque la piel es más frágil y ya está algo irritada por el sol.
  • Usar detergentes de tolerancia cutánea para la colada ya que según que tipo de sustancias al estar en contacto con la piel provocan picor y más tarde irritación.
  • Para tomar el sol, iniciar las exposiciones de forma progresiva, evitando las horas centrales del día y aplicar fotoprotector  adecuado al tipo de piel 30 minutos antes de la exposición al sol.