El láser lifting es una avanzada técnica indicada para personas que presentan signos moderados de envejecimiento de la piel con descolgamiento y flacidez no exagerados al nivel del cuello y las mejillas. También pueden presentar otros signos del envejecimiento como son las manchas en la piel o las pequeñas venas visibles. El láser lifting permite corregir esas imperfecciones en poco tiempo y de una forma mínimamente invasiva.

Los tratamientos de lifting mediante láser se realizarán en dos fases: la primera consiste en una intervención con anestesia local y la segunda en una serie de sesiones de láser y/o radiofrecuencia en la consulta del cirujano. Por un lado, en la intervención, el cirujano plástico introducirá una sonda que transmite un láser bajo la piel de la cara y el cuello.

Este láser calienta la dermis a la vez que estimula la producción de colágeno. Esto tendrá como efecto la retracción de la piel y la reducción de la flacidez. Además, como decíamos, la intervención se realizará por lo general con anestesia local, por lo que el paciente no sentirá dolor alguno durante el procedimiento.

Una semana después de la operación de láser lifting, el paciente recibirá una serie de sesiones con radiofrecuencia y/o láser externo. Así se estimulará aún más el colágeno y se retraerá la piel con el objetivo de eliminar las manchas y varículas que pueda tener el paciente.

Después de las dos fases, es posible que se sienta una ligera inflamación pero desaparecerá en el transcurso de las cuatro primeras semanas. Los hematomas, en este caso, son poco frecuentes. Además, durante esas semanas en las que se recibe la readiofrecuencia y el láser externo, el paciente podrá hacer vida normal.

 
Los resultados buscados con el tratamiento de lifting , es decir, la retracción de la piel de la cara y el cuello, serán visibles al cabo del primer mes. También se apreciará entonces una reducción significativa de la flacidez del rostro y, gracias a las sesiones de láser externo que se administran en la consulta, las manchas y las varículas desaparecen de manera inmediata.

 

Los resultados de los tratamientos de láser lifting serán visibles al cabo del primer mes

 

 

 

 

 

 

 

 

protocolo de acción del láser lifting

 

 

1.    La intervención
El láser lifting se realiza en dos fases: una intervención con anestesia local y una serie de sesiones de láser en consulta. En la intervención, generalmente con anestesia local, se introduce una sonda que transmite un láser bajo la piel de la cara y cuello el cual calienta la dermis y estimula la producción de colágeno. Esto tiene como efecto la retracción de la piel reduciendo la flacidez. A la semana de la intervención se realiza en consulta una serie de sesiones con radiofrecuencia y/o láser externo para estimular aún más el colágeno y retraer la piel así como para eliminar las manchas y varículas que pudieran existir.

 

2.     El postoperatorio
Apenas se producen hematomas, existe una ligera inflamación que desaparece en el transcurso de las cuatro primeras semanas. La paciente puede hacer su vida normal durante las semanas que se le administra la radiofrecuencia y láser externo.

 

3.    Resultados
Al cabo del primer mes ya se aprecia la retracción de la piel de la cara y cuello y cómo se ha reducido significativamente la flacidez. Las manchas y varículas desaparecen inmediatamente con las sesiones de láser externo que se administran en consulta.