Los tratamientos médico estéticos, a menudo, se centran en el tercio superior del rostro: frente, entrecejo y contorno de ojos. Sin embargo, “la parte inferior del rostro, suele ser la gran olvidada, porque es más difícil de tratar, y es, precisamente, la flacidez y falta de definición en el mentón y la mandíbula la que más años nos puede echar encima. A medida que cumplimos años perdemos estructura ósea y los paquetes de grasa que daban volumen y enmarcaban nuestro rostro, caen se desplazan mostrando flacidez en el contorno facial”, explica la cirujana y médico estético Virtudes Ruíz.

Hasta hace un tiempo las opciones no invasivas para el tratamiento del contorno del óvalo facial y el mentón eran muy limitadas (implantes y genoplastia). El ácido hialurónico ha supuesto una innovación en los tratamientos de medicina estética, y ahora gracias al nuevo ácido hialurónico Juvéderm Volux, de  Allergan, indicado específicamente para estas zonas, disponemos de una alternativa mínimamente invasiva con la que podemos restaurar y crear volumen durante 18 meses.

Sobre Volux: Es un ácido hialurónico muy elástico y cohesivo, más denso que los demás, que no se deforma ni se desplaza y que utiliza la tecnología patentada Vycross. Además, lleva incorporada lidocaína (anestesia) para que la sesión sea indolora. Se puede introducir en la zona mediante agujas o cánulas, depende de la técnica empleada y las características del paciente. Habitualmente con un par de puntos en el mentón es suficiente.

Resultados:

  • MUJER: Dulcifica, reposiciona y remodela el contorno facial de la mujer, restaurando y creando volumen en la zona del mentón y la mandíbula.
  • HOMBRE: También supone un paso importante en el tratamiento para masculinizar la mandíbula en los hombres. De hecho, es un tratamiento muy demandado en chicos jóvenes. Los resultados permanecen 18 meses. Es totalmente seguro y tiene una alta capacidad de sujeción frente a la flacidez.