La actriz Jane Fonda es la prueba de que los retoques bien hechos son posibles

Tras las apariciones en las alfombras rojas de Hollywood, lo primero que se comenta es el estilismo; lo segundo el maquillaje y, por último, los retoques estéticos. Sin embargo, al valorar los tratamientos a los que se someten las celebrities, normalmente solo se habla de aquellos mal hechos o realizados en exceso, que dejan los rostros de las celebs más distinguidas inexpresivos y poco naturales.

Instagram Jane Fonda 08_03_18

 

Esta vez, después de la aparición que la actriz Jane Fonda hizo ayer en la presentación de la premier de su última película, Book club, el Dr. Óscar Junco no puede hacer otra cosa que recalcar los retoques estéticos tan bien llevados por la actriz estadounidense.

 

“A sus ya 81 años”, explica el Dr. Junco, “Jane Fonda es un claro ejemplo de envejecer con retoques ajustados y naturales”. “Si bien es cierto que se ha sometido con anterioridad a algún que otro lifting facial, en la actualidad mantiene un aspecto rejuvenecido y fresco gracias al ácido hialurónico, uno de los tratamientos estrella en medicina estética”, añade el doctor.

Los rellenos de ácido hialurónico que lleva la actriz están excelentemente colocados y, en palabras del Dr. Junco, “Fonda es un ejemplo de medicina estética bien hecha”.

Las infiltraciones de ácido hialurónico son uno de los tratamientos estrella en medicina estética”, afirma el Dr. Óscar Junco, “ya que es el mejor sustituto de la grasa cuando por edad, genética o dietas constantes, esta empieza a desparecer de la cara”.

El Dr. Junco también explica que “el uso de ácido hialurónico en proporciones mayores puede dar lugar a caras hinchadas, de porcelana, inexpresivas y poco naturales”, y es cierto que eso se ha visto en distintas celebrities.

Jane Fonda IG

 

  • ¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia hidratante que retiene las moléculas de agua, lo que mejora la elasticidad y el aspecto de la piel. Esta sustancia se encuentra de manera natural en nuestra piel, pero las infiltraciones de ácido hialurónico son el tratamiento idóneo para la corrección de arrugas y la remodelación facial. Junto al bótox, el ácido hialurónico es uno de los tratamientos estrella en el rejuvenecimiento facial mínimamente invasivo.

El ácido hialurónico suele usarse en pómulos, mentón, en los surcos de nariz a boca, en arrugas en general, para remodelar la nariz, los lóbulos de las orejas y para aumentar el volumen de los labios.

El auge de este procedimiento se debe a la rápida visualización de sus efectos y las mínimas consecuencias o complicaciones que acarrea, ya que con una simple infiltración se obtienen resultados extraordinarios e inmediatos.