Es la primera Acreditación Europea de calidad específica para los servicios de medicina estética, cosmética y del envejecimiento fisiológico.

Conservar la salud y el buen aspecto es una necesidad que demanda la sociedad europea, donde la esperanza de vida ha crecido progresivamente y enfermedades que antes comprometían la vida ahora tienen tratamiento. La Medicina Cosmética, Estética y del Envejecimiento Fisiológico dispone y propone soluciones accesibles a la mayoría de la población, pero es necesario garantizar la calidad asistencial y la seguridad y es imprescindible evitar el intrusismo y la mala praxis.

El principal reto profesional para los profesionales médicos es la “lucha” contra el intrusismo: el 79% de los médicos del sector denuncian aumento del intrusismo y falta de seguridad en las prácticas médico-estéticas, en centros no sanitarios. Son datos realmente alarmantes porque significa que se ofrecen prácticas médico-estéticas en condiciones cuando menos deficientes e irregulares con riesgo para los pacientes. Sin embargo, hay normativa suficiente y el marco legal es claro en relación al ejercicio profesional y a los centros sanitarios.

Para contribuir a eliminar estas prácticas, la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC) junto con Áliad, como líder en los servicios a la salud desde hace 15 años, han creado por primera vez en Europa la Acreditación Europea de Excelencia en Medicina Cosmética, Estética y del Envejecimiento Fisiológico (BHEQM) (www.bheqm.com), con el fin de distinguir a las empresas médicas que buscan la excelencia en los tratamientos que ofrecen.

 

La acreditación se basa en una especificación de requisitos médicos y una evaluación externa, y está avalada por las sociedades científicas del sector.

Primeras acreditaciones

Los siete centros acreditados y sus directores médicos, todos ellos asociados a la SEMCC, han pasado a formar parte del “Club  BHEQM”, que además de la marca identificativa que avala la calidad de sus instalaciones, servicios, protocolos y elementos de seguridad, les aporta otros beneficios, entre ellos, recibir información y formación sobre temas de máximo interés, como las novedades terapéuticas, la comunicación, el marketing, la informática y la seguridad, que les permitan mejorar continuamente su oferta y su atención a los pacientes.