PAL162000075Las claves de un escote de lujo son: una piel homogénea, sin manchas; una textura lisa, libre de arrugas y, finalmente, un aspecto firme, sin signos de descolgamiento, acompañado de hombros y brazos en la misma línea. ¿Cómo conseguirlo? “Creo que es justo decir que no es posible hacerlo con un solo tratamiento, más cuanto más acentuados son los signos de envejecimiento. Por eso, se debe establecer un protocolo de actuación que incluya una batería de procedimientos que, además de complementarse, sirvan de base para que el tratamiento siguiente sea todavía mucho más eficaz. Algunos se pueden realizar de forma simultánea, mientras que otros se deben espaciar en el tiempo para que la piel se regenere”, señala el Dr. Lajo Plaza.

– El primer paso es eliminar los signos de fotoenvejecimiento, que en esta zona suelen ser mucho más acusados que en otras zonasdel cuerpo. Esto significa tener que tratar una piel manchada, con lesiones vasculares en forma de telangiectasias (pequeños capilares rojos en la superficie de la piel) o cuperosis. Además, esta piel, con una dermis adelgazada, sufre de arrugas en superficie y una importante reducción de fibras de colágeno, además de una notable deshidratación, lo que la hace más vulnerable a las agresiones externas.

Siempre se debe comenzar con un tratamiento de luz pulsada y láser fragmentado de Erbio. Con ello se eliminan las imperfecciones de origen melánico (manchas); las de origen vascular (telangiectasias, cuperosis, arañas vasculares) y se renueva la piel de forma segura y confortable para el paciente, sin tiempos largos de recuperación. Ambos tratamientos se pueden hacer en un mismo acto, lo que potencia sus efectos, al conseguir cubrir varios aspectos del envejecimiento en un solo acto.

La técnica consiste en pasar primero una luz pulsada intensa. “En nuestro caso, luz pulsada de Alta Fluorescencia Térmica, regulando la intensidad y duración del pulso en función del tipo cutáneo y daño solar existente. Se debe realizar sobreponiendo el cabezal en un 10% aproximadamente a la zona tratada, para conseguir un resultado más homogéneo. Inmediatamente después, limpiamos la zona y comenzamos a pasar el láser fragmentadode Erbiopor toda la superficie del escote. Se pueden realizar de dos a cuatro pases, dependiendo del resultado deseado. Más pases significa más regeneración, pero también una recuperación más lenta, que, en cualquier caso, no será superior a 10 días. Los dos días siguientes al tratamiento se siente una sensación similar a la de un eritema solar en la zona”, explica.

La frecuencia de tratamiento serían 3 sesiones de láser con IPL de Alta Fluorescencia Térmica con un tiempo de 3 a 4 semanas entre cada sesión. El precio sería de aproximadamente 280 a 400 €, dependiendo del número de pases necesarios.

– Tras renovar la piel con los tratamientos lumínicos es muy importante mantener – e incluso, mejorar – la calidad de la piel. Esto se consigue con un tratamiento combinado de carboxiterapia y bioestimulaciónrealizado con plasma rico en factores de crecimiento, buscando estimular la síntesis de colágeno por parte del fibroblasto; mejorar la microcirculación de la zona, y un cierto efecto decolamiento compartimental. “Esta técnica consiste en desbridar los tejidos: en el caso de la carboxiterapia consiste en separarlos de los planos profundos por medio del gas y así reposicionarlos en un plano superior”, concreta.
– “Además, recomiendo continuar después con 6 sesiones de carboxiterapia, realizadas a lo largo de 3 meses”, asegura. Esta terapia, totalmente indolora y muy rápida, tiene un importantísimo efecto de estimulación del tejido conjuntivo y oxigenación de los tejidos.

Si además se aprecia un descolgamiento de la cara interna de los brazos, se aconseja combinar un protocolo reafirmante consistente en infiltrar Radiesse en la cara interna de los brazos e Hilos de Polidioxanona (hilos de PDO) en bíceps y tríceps. Estos últimos no tienen un efecto de tracción, sino de consolidación del tejido.