El 92% de la población está expuesta a una contaminación que supera los límites marcados por la OMS. Y además de poner en riesgo nuestra salud, también hace lo propio con la piel: deshidratación, arrugas, flacidez o manchas son algunas de las consecuencias. El Dr. Leo Cerrud nos cuenta los distintos tratamientos de Medicina Estética capaces de combatir los efectos de la polución en la piel.

¿Qué le pasa a la piel en la ciudad?

“La piel es el órgano más grande del cuerpo y además es el más expuesto a las inclemencias y a la polución en las grandes ciudades, por lo tanto es lógico que necesite unos cuidados específicos”, explica el dr. Cerrud. Dicha contaminación, según el experto, interfiere directamente con dos de las funciones cutáneas: protección e intercambio. Por ello los cuidados de la piel urbana deben ir encaminados a que la piel “respire”, por un lado, y por otro a aportarle elementos que haya perdido y armas para que se pueda defender de las agresiones contaminantes. El cutis, ante la contaminación, sufre los siguientes problemas:

• Oxidación: Arrugas, manchas, flacidez. La polución genera radicales libres, que aumentan el daño oxidativo, y este a su vez produce los síntomas mencionados. Hay estudios que corroboran la relación entre léntigos (pequeñas manchas oscuras) y los malos humos generados por los vehículos, por ejemplo.

• Disminución de la función barrera: La piel expuesta a los hidrocarburos y las partículas en suspensión está más sensible, porque pierde la facultad de defenderse por sí misma.

• Sequedad y deshidratación: Las partículas en suspensión deshidratan la piel y contribuyen al envejecimiento prematuro.

¿Qué tratamientos cosméticos son los más apropiados?

“Es imprescindible limpiar la piel a conciencia y a diario para eliminar los residuos acumulados durante el día, y aportar antioxidantes (Vitamina C y E, etc) para combatir los radicales libres generados por la polución. Esto puede hacerse con sérums, concentrados, cremas y mascarillas. Además, nunca debe faltar la protección solar antes de salir de casa, que debe ser alta: lo ideal es un SPF 50 todo el año, y activos que hidraten y fortalezcan la barrera natural de la piel, como el ácido hialurónico o las ceramidas”, revela el Dr. Cerrud.

 

¿Existe una dieta anti-contaminación?

“Una dieta rica en antioxidantes (frutos rojos, kiwis, naranjas, mandarinas, tomates, verduras de hoja verde), en ácidos grasos (aceite de oliva virgen extra, salmón, caballa, sardinas, frutos secos, aguacate) y en maíz, que se ha revelado como un alimento rico en flavonoides, que ayudan a las defensas del organismo contra sustancias tóxicas, ayudará también a nuestra piel a combatir los efectos del dióxido de carbono, el nitrógeno y el plomo”, aconseja Leo Cerrud.

 

Tratamientos anti-polución de Medicina Estética

• Luminosity, “Efecto buena piel”: La combinación de bioestimulación (vitaminas, aminoácidos y minerales) con Peeling y Mascarilla personalizada consigue revitalizar el rostro, el cuello y el escote, las zonas más castigadas por la polución. Luminosity estimula la dermis, fabrica nuevo colágeno, ilumina y difumina las arrugas.

• Flash Face: Hidratación y luz. Ácido Hialurónico no reticulado Profilho combinado con mascarilla, para aportar una intensa hidratación y brillo, perdidos por culpa de los agentes contaminantes. “Se aplica en 5 puntos estratégicos del rostro, añade buena hidratación, buena cara y cierra los poros. Se combina con mascarilla, y en su versión Premium, con vitaminas y peeling”, cuenta el experto.

• Collagen Plus: El lifting discreto. Radiofrecuencia combinada con ultrasonidos (Exilis) y bioestimulación facial. Aporta colágeno, firmeza y luminosidad.

• Dermapen: el lápiz anti-imperfecciones. Esta técnica de micro-needling renueva la tez, promueve la formación de colágeno y trata manchas, arrugas e imperfecciones. Es como un lápiz, cuya punta tiene agujas diminutas que crean micro-heridas que el organismo se encarga de reparar automáticamente.