Con la llegada del buen tiempo, llega también el momento de enseñar el cuerpo. Con ello, empieza la preocupación de muchas que se ponen a contar las calorías en cada comida. Pero ¿es realmente necesario contar las calorías? La especialista en nutrición Inmaculada Canterla, Directora de Cosmeceutical Center y miembro de la SEMAL y la SEMCC, nos explica si hay algún beneficio en contar calorías, o no, y nos aporta unos prácticos consejos para poder pasar la temporada de verano alimentándonos bien y sin necesidad de estar contando las calorías de los alimentos.

brooke-lark-254998-unsplash


Todo la verdad sobre los beneficios, o no, de contar calorías

Las calorías son la expresión de la energía que el cuerpo requiere para realizar todas sus funciones metabólicas. Es decir, cuando se habla de contar calorías lo que debería contarse es el gasto energético que realiza el cuerpo a lo largo del día. “Cada persona tendrá un requerimiento diferente, en función de su estilo de vida, estado de salud… no es lo mismo un anciano que un joven deportista de 25 años o una mujer embarazada” nos explica la experta en nutrición Inmaculada Canterla.

Para contar las calorías, lo primero que hay que saber es ¿cuánta energía se necesita para sobrellevar el día? Y después ¿de dónde se va a sacar esa energía, es decir, qué alimentos se van a consumir? “Como las necesidades energéticas son individuales, para saber cuantas calorías hay que consumir hay que tener claro para quien soy (hombre, mujer, anciano, enfermo, embarazada…) y para qué (vida sedentaria, deportista, salud y belleza)” aclara la especialista.

Una vez definido el aporte calórico a consumir, habrá que consumir el número de calorías necesario para el día, sin pecar por exceso ni por defecto. “Por exceso nos puede repercutir en una acumulación de energía, que se almacena en el cuerpo en forma de hidratos de carbono primero (glucógeno) y posteriormente, si no se consume, en grasa” explica Inmaculada Canterla, “por otra parte, si pecamos por defecto, nos traerá problemas metabólicos, ya que el cuerpo no tendrá energía suficiente para sus necesidades básicas” concluye.

Finalmente, hay que decidir coherentemente de donde se va a extraer esa fuente de energía para el cuerpo. “No será lo mismo aportar al cuerpo 1500 o 2000 Kcal provenientes de una dieta equilibrada, con las proporciones coherentes de hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables (ojo, recordemos que las grasas “buenas”, son muy buenas y necesarias), que tener ese mismo aporte de calorías a base de pizzas, hamburguesas, bollería industrial etc…” explica la experta en nutrición. Por ello su principal consejo es “lo más razonable no es ya obsesionarse con contar calorías, sino conocer bien los alimentos con los que nos alimentamos, y repartirlos coherentemente en cada una de las comidas, realizando dietas equilibradas”.

Por último, la especialista recomienda asesorarse gracias a las tablas de alimentos que pueden ser de gran ayuda para calcular cuantas calorías aporta cada alimento, siempre seleccionando una fuente de información con criterio. Por otra parte, gracias a la legislación vigente, todos los fabricantes de alimentos están obligados a presentar las tablas de valores nutricionales en los envases. “Cualquier momento es bueno para echarle un vistazo a la composición de lo que comemos, pero es muy buena técnica el coger como costumbre mirar las etiquetas de lo que compramos en el súper, ya que nos dará la información de lo si lo que estamos comprando nos va a servir a nuestros propósitos o simplemente son calorías vacías que no aportan nada bueno y por el contrario nos puede traer quebraderos de cabeza en un futuro” explica Inmaculada.

Tips de experta para no tener que contar calorías

La experta Inmaculada Canterla, especialista en nutrición, nos explica qué prácticas ayudan a disfrutar del verano a la vez que se sigue una dieta equilibrada.

– Es importante intentar seguir unos horarios a la hora de las comidas y evitar picar entre horas. Si se tiene hambre se puede comer alguna fruta o verdura de temporada para saciar el apetito o un smoothie. Por ejemplo: un trozo de sandía o de melón, una zanahoria, una manzana, etc.

– Beber mucha agua para mantener el cuerpo bien hidratado y evitar el alcohol que deshidrata y aporta muchas calorías al organismo. Un buen truco para disfrutar del verano sin alcohol es sustituir los cocktails por mezclas de zumos bien fresquitos.

– Hay que tener precaución con los típicos aperitivos del verano. Se puede disfrutar de ellos comiendo crudités de verduras o algunos frutos secos como las almendras o las avellanas, en vez de patatas de bolsa y olivas.

– Si se puede mejor comer helados caseros. Y si no, escoger mejor los helados de hielo.

– Los tipos de cocción de los alimentos también influyen en el número de calorías que se ingieren. Es mejor evitar las frituras ya que multiplica las calorías y grasas del alimento.

– Aprovechar el verano para practicar deportes al aire libre (correr, nadar, jugar a voleibol, etc.). O simplemente pasear por la playa. Cualquier actividad que mantenga el cuerpo en movimiento ayudará a mantener las calorías a raya.

– Por último, no obsesionarse en contar las calorías, utilizar la lógica y disfrutar de las comidas y del verano.

element5-digital-500009-unsplash