VENUS FREEZE_rostroVenus Concept es uno de los referentes mundiales en el desarrollo de dispositivos médico-estéticos para remodelación corporal sin cirugía, que permiten realizar tratamientos faciales y corporales no invasivos e indoloros. Ejemplo de ello es Venus Freeze, un equipo de alta tecnología que ha conseguido tratar la mayoría de los signos de envejecimiento cutáneo, mejorando la estructura de las fibras de colágeno y elastina gracias a su innovadora tecnología (MP)2.

Venus Freeze permite tratar arrugas, surcos, reducir la celulitis y mejorar la flacidez para de esta manera, reafirmar la piel sin dolor con resultados demostrados clínicamente desde la primera sesión y sin ningún riesgo ni efectos secundarios. La experiencia del paciente es totalmente placentera, ya que el tratamiento es totalmente indoloro. Además, no se necesita tiempo de recuperación y, al terminar la sesión, el paciente puede volver a hacer vida normal de forma inmediata.

Qué es la tecnología (MP)2

Venus Concept fusiona la tecnología más innovadora con un sólido conocimiento médico-científico. Fruto de esta unión nace la tecnología patentada (MP)2, que combina radiofrecuencia multipolar (RF) con pulsos magnéticos (PMF), dos formas de energía que actúan de manera sinérgica para, de una manera no invasiva, obtener resultados inmediatos y a largo plazo sin dejar marcas y sin necesidad de tiempo de recuperación.

La tecnología (MP)2, aplicada a través de unos electrodos de diseño único, permite un calentamiento rápido y homogéneo del área a tratar, penetrando en todas las capas de la piel para favorecer la generación de nuevo colágeno y fibras elásticas y producir lipólisis, a través de dos mecanismos independientes:

 

Radiofrecuencia (térmico). La RF estimula directamente los fibroblastos para aumentar la síntesis de colágeno y elastina mediante un efecto térmico controlado, desencadenando el proceso de curación de la piel y evitando utilizar dispositivos adyuvantes para refrigerar la zona tratada.

Pulsos magnéticos (no térmico). Los PMF inducen la liberación de factores de crecimiento necesarios para la nueva formación de capilares sanguíneos y la proliferación de los fibroblastos, que a su vez van a producir nuevo colágeno.

 

Como resultado de la combinación de estas dos formas de energía, la piel se revitaliza y tonifica, recuperando su elasticidad y textura y consiguiendo, mediante una acción antiedad global:

 

• Reafirmar la piel

• Reducir la celulitis

• Reducir las arrugas

• Disminuir la circunferencia corporal

 

Desde la primera sesión

El dispositivo Venus Freeze permite ofrecer en un solo equipo tratamientos faciales y corporales para el rejuvenecimiento de la piel, gracias a sus dos aplicadores ergonómicos específicamente diseñados: octipolar para el cuerpo (brazos, abdomen, muslos, glúteos) y diamond polar para rostro y cuello.

Los resultados son apreciables desde la primera sesión y se mantienen en el tiempo, consiguiendo una piel visiblemente más joven, firme y tersa, recuperando elasticidad y disminuyendo las arrugas y la flacidez, mediante una acción antiedad global.

Al ser un tratamiento no invasivo e indoloro, cualquier persona puede realizarse un tratamiento con Venus Freeze, si bien el perfil habitual son mujeres de 25 a 65 años. Aunque cada vez más, también los hombres demandan tratamientos estéticos para combatir los signos de la edad en la piel o bien eliminar la grasa localizada en determinadas zonas de su cuerpo.

 

 

Testimonios

 

“En temporadas de trabajo intenso, mi piel pasa una media de diez horas maquillada, bajo focos de iluminación y con el cansancio que conlleva mi trabajo de actriz. Es por eso que mi piel pasa épocas muy ahogada y con falta de oxigenación y luz.

Con Venus Freeze puedo aportar a mi piel de forma flash todo lo que pierde con el trabajo intenso. Es maravilloso el efecto inmediato de luz y frescura ¡Y el tratamiento es totalmente indoloro!” (Alba Ribas, actriz)

 

“Para conseguir una piel tersa y firme, recomiendo el tratamiento con Venus Freeze, un equipo de alta tecnología que trata arrugas, surcos, reafirma la piel, reduce la celulitis y mejora la flacidez sin dolor y con resultados demostrados clínicamente sin ningún riesgo ni efectos secundarios. Gracias a la tecnología patentada (MP)2, los resultados son visibles desde la primera sesión. Además, la experiencia del paciente es totalmente placentera, ya que el tratamiento es indoloro, seguro, eficaz y con resultados a largo plazo. No se necesita tiempo de recuperación y, al terminar la sesión, el paciente puede volver a hacer vida normal de forma inmediata”. (Doctora Natalia Ribé, directora médica del Institut Dra. Natalia Ribé. Barcelona)