El doctor José Vicente Lajo Plaza, del Centro Médico Lajo Plaza nos descubre todo lo que hay que saber sobre este nuevo material de relleno especialmente indicado para la zona del mentón, el óvalo facial y el ángulo mandibular. De consistencia más suave, pero doblemente cohesivo y elástico, permite rellenar y reestructurar al mismo tiempo esculpiendo a medida de cada necesidad.

– Alta densidad.Por el momento, Volux es el relleno de ácido hialurónico reticulado más denso del mercado (con una proporción de 25 mg. por unidad). Esta característica le confiere una cohesión dos veces mayor frente a los rellenos convencionales” explica el doctor.

– Más elástico. Es una herramienta perfecta para trabajar, como señala Rosso, “su particular estructura hace que sea mucho más elástico, de forma que el especialista pueda modelarlo con la máxima precisión para reestructurar volúmenes y crear proyección con mayor facilidad”. 

– Máxima duración. Los últimos estudios realizados demuestran una duración mayor en comparación con otros tipos de ácido hialurónico. “En su caso, esta puede llegar a los 24 meses –aunque lo habitual es entre 12 y 18 meses- y también se reabsorbe de forma natural por parte del organismo” explica el especialista.

– Ideal para la zona del mentón, el óvalo y en ángulo mandibular. Con el paso del tiempo, el mentón pierde estructura, se contrae y reduce su proyección y firmeza, provocando el hundimiento del labio inferior y un desdibujamiento del óvalo facial alrededor de éste y de la mandíbula. El relleno de esta zona no era fácil hasta ahora, pero, como explica Lajo Plaza, “además de estar indicado para ser inyectado en los pómulos, Volux está especialmente diseñado para estas zonas dada su alto poder reestructurante”.

–  Más natural. “Al poder inyectarse en un plano mucho más profundo, justo por encima del hueso, el mentón se proyecta desde el interior y se acaba con el riesgo de los antiestéticos bultos. Lo mismo ocurre en el ángulo mandibular”, este factor es importantísimo, según explica Lajo Plaza.

PROTOCOLO:

La sesión tiene una duración aproximada de 30 minutos y no requiere anestesia, ya que Volux lleva lidocaína.

El producto se inyecta mediante unas finas cánulas en un plano muy profundo y el especialista puede ir moldeando con total seguridad.

Como efectos secundarios, podría aparecer enrojecimiento o inflamación que desaparecería en unas pocas horas. Al inyectarse mediante cánula, se
minimiza al máximo la aparición de hematomas.

Los resultados se aprecien de inmediato, aunque es al cabo de un mes cuando se pueden considerar definitivos y tienen una duración aproximada de 18 meses.