Hablamos con Francisco Gómez Bravo e Isabel Moreno Gallent, de AECEP

El pasado mes de junio se realizó en Madrid lo que habría sido el simposio anual de primavera de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP), desplazado a causa de la situación sanitaria. Pocas veces más –esperamos– tendremos que decir eso. Es más, el congreso internacional de AECEP se celebrará con normalidad, es decir, presencialmente, del 18 al 20 de noviembre en el Circulo de Bellas Artes de Madrid. Antes entrevistamos a su actual presidente, el Dr. Francisco Gómez Bravo, y a la presidenta electa de la asociación, la Dra. Isabel Moreno, que le relevará en el cargo a comienzos de 2022.

Dr. Francisco Gómez Bravo

Pregunta- Dr. Bravo, le ha tocado presidir la AECEP quizá en los dos años más duros para la profesión. ¿Qué sensaciones se lleva tras esta etapa?

Respuesta- Pues un poco agridulces, la verdad. Me ha tocado vivir de lleno la situación provocada por el COVID y ha afectado mucho a los dos años que he estado como presidente.

No hemos podido llevar a cabo, desafortunadamente, las reuniones presenciales, que son una parte importante para nuestra asociación. En 2020 tuvimos que tomar medidas, una serie de recomendaciones para llevar a cabo las intervenciones de forma segura, pero creo que actuamos muy pronto y rápido y creo que ayudaron mucho a nuestros miembros. También tuvimos una reunión virtual con todos los presidentes de sociedades científicas similares a la nuestra de todo el mundo, en Asia, en Latinoamérica, EE.UU., etc., donde pudimos ver qué medidas estaban tomando, cómo les estaba afectando… Y yo creo que esto también tuvo mucho valor para los miembros. Por último, a finales del año pasado, tuvimos nuestro Congreso anual vía online donde tuvimos a grandes figuras internacionales y nacionales para comentar las ultimas técnicas.

Pero, en definitiva, yo creo que este año sí que ha servido para comprobar la unión de nuestros miembros y el interés por que las acciones que llevamos a cabo en la asociación reviertan positivamente en los pacientes. Se ha demostrado que lo mejor de cada uno aflora en estos momentos.

P.- Las intervenciones subieron tras la pandemia, pero también fue a causa de que muchas intervenciones tuvieron que posponerse. En un análisis más profundo, con más perspectiva. ¿Cómo cree que se encuentra el sector?

R.- Es cierto que al principio hubo mucho temor y mucho miedo y ha habido varios factores que han afectado negativamente al sector (miedo a contagiarse, dificultades de desplazamiento, pacientes de riesgo que no han querido someterse a intervenciones estéticas y pacientes que han sufrido la crisis económica derivada de la pandemia). Sin embargo, si analizamos la situación en conjunto, exceptuando los meses de pandemia (en los que no se podían realizar intervenciones no urgentes) y teniendo en cuenta que, en números totales, 2020 no fue un buen año; a pesar de ese pesimismo inicial, el sector no se ha visto mermado. Esto es muy importante, teniendo en cuenta cómo podría haber sido.

P.- ¿Y qué hay de la industria?

R.- Por lo que sé, por lo que me han transmitido como presidente de AECEP, sí que han echado de menos los congresos físicos y reuniones donde pueden intercambiar opiniones, enseñar sus productos y sus innovaciones de manera directa a los profesionales. Por eso estamos contentos de haber podido llevar a cabo el último simposio hace unas semanas y poder celebrar nuestro congreso anual (del 18 al 20 de noviembre Circulo de Bellas Artes de Madrid); obviamente, con todas las medidas de seguridad.

P.- ¿En qué consistía esta mesa redonda sobre medicina y cirugía estética, el último encuentro que realizaron?

R.- Era el simposio de presentación de la asociación. Solemos tener un congreso anual científico (que, como decía, este año es del 18 al 20 de noviembre), y hacemos distintos simposios o cursos nacionales el resto del año; cursos más pequeños en los que tratamos temas más concretos. Generalmente hacemos uno en primavera o en invierno. Este último era nuestro simposio de primavera, que se ha centrado en cirugía de mama y facial.

Hemos contado con tres cirujanos belgas y una británica como invitados internacionales. Dos de ellos son cirujanos de Gante [Dr. Alexis Verpaele y Dr. Patrick Tonnard] muy conocidos en el tema del rejuvenecimiento facial. El otro ponente belga es de Bruselas [Prof. Dr. Moustapha Hamdi], especializado en cirugía de mamas; y la última [Dra. Nora Nugent] es una cirujana de la Sociedad Británica de Cirugía Plástica (que finalmente tuvo que asistir vía online), especializada también en cirugía de mamas y en tratamientos faciales mínimamente invasivos.

P.- ¿Cuáles fueron los temas, las novedades o las conclusiones principales?

R.- Discutimos entre todos los últimos tratamientos y nos centramos mucho en la búsqueda de naturalidad. En este sentido, en el sector de la mama se está hablando mucho de la combinación de grasa con implantes, y de intentar buscar implantes más blandos y que tengan movimiento. Queremos buscar el máximo nivel de naturalidad y que el pecho no solo quede bonito en una foto sino que se comporte de manera normal (que tenga algo de caída al estar tumbada, que a la palpación sean adecuados, que no resulte duro, que no quede un estigma de haber pasado por quirófano).

En cuanto a la cara, se está hablando de técnicas de medicina regenerativa (aplicación de factores de crecimiento de origen plaquetario, células madre derivadas del tejido adiposo, aplicaciones de grasa en la cara, resurfacing cutáneo con aceites naturales…). Y, finalmente, en el aspecto quirúrgico, también se está planteando la importancia de la armonía en los resultados, intentando dar prioridad al cuello y al tercio interior, que son zonas muy susceptibles de mejora con tratamientos mínimamente invasivos. En ese sentido, el neck lift o lifting de cuello está teniendo cada vez más auge, tanto en congresos nacionales e internacionales como en las publicaciones científicas de nuestra especialidad.

P.- En ese sentido, ¿hay alguna publicación que considere de interés?

R.- Precisamente sobre este tema que comentaba del neck lift, Jerry O’Daniel (cirujano plástico de Louisville, Kentucky) realizó recientemente una publicación en el Aesthetic Surgery Journal incluyendo todos estos aspectos relacionados con el cuello.

Yo mismo acabo de enviar un artículo que está pendiente de publicación en el Clinics in Plastic Surgery. Se trata de la primera edición especial sobre cirugía plástica masculina que hace esta publicación y me han invitado a escribir sobre el capitulo de lifting de cuello en hombres. Es algo que tiene mucha importancia porque, en el hombre en concreto, tanto si presenta descolgamiento asociado al envejecimiento, como por constitución o incluso en personas más jóvenes que tienen un poco de papada o de abultamiento, esto no les deja ver la nuez, algo muy característico en el hombre, muy varonil; y mediante estas técnicas de lifting cervical podemos conseguir un cuello más definido, un ángulo yugular más visible y una línea mandibular más marcada.

P.- A nivel internacional, ¿qué países están teniendo mucha presencia o están logrando avances interesantes; a quién no debemos perder la pista?

R.- El tema de la rinoplastia está avanzando mucho y creo que hay que hacer referencia a sitios como Estambul, que está tomando una posición de liderazgo. Hay varios cirujanos plásticos turcos que están innovando mucho en este área, especialmente con la rinoplastia de preservación.

También Brasil sigue siendo un país muy a tener en cuenta, con grandes especialistas. Allí está muy en auge el BBL (brazilian butt lift), una técnica muy popular ahora y que hace unos años no se veía tanto. Se trata de acentuar la región glútea mediante técnicas de lipoescultura o incluso con implantes glúteos o relleno de grasa.

En cuanto a liposucción de alta definición, el liderazgo lo llevan seguramente los colombianos, con Alfredo Hoyos como principal representante, que ha hecho progresar la técnica de definido o marcaje de los músculos
abdominales.

También en Asia se está avanzando mucho. Precisamente se ha celebrado recientemente el congreso coreano, en Seúl. Son otro tipo de pacientes, con otras prioridades –intervenciones de blefaroplastia, cirugía de occidentalización…– pero que ahora también en occidente nos están exigiendo saber llevar a cabo porque cada vez hay más población asiática en nuestros países.

P.- De cara a la legislación ha habido bastante movimiento. Han avanzado varias leyes, como la de productos sanitarios, por ejemplo. ¿Cómo afectan al sector?

R.- Son muy bienvenidas, lógicamente. Principalmente esta nueva ley lo que hace es incorporar al ordenamiento jurídico español directivas del parlamento europeo, sobre todo en el tema de la farmacovigilancia, muy importante de cara a la seguridad de los pacientes.

También ha avanzado la proposición de la regulación de las especialidades médicas. Ojalá salga adelante porque va a ser muy importante. Es un tema que en España y en países de nuestro entorno nos preocupa bastante (lo hemos hablado en las reuniones con los presidentes de otras sociedades europeas), por el auge de profesionales que ejercen esta especialidad sin la adecuada titulación y preparación.

Es muy importante porque demuestra que ha llegado a la clase política esta preocupación; realmente estamos viendo una pequeña «pandemia» en este sentido, en cuanto a cirugías secundarias y de cirugías con resultados
inadecuados. A veces estas generan verdadero sufrimiento a estos pacientes que piensan mucho en hacerse una intervención y acuden a ella con toda la ilusión y finalmente se ven casi en una pesadilla para tener que
buscar otro cirujano y resolver este proceso.

Está claro que la cirugía no es una ciencia exacta, que se pueden presentar complicaciones, pero precisamente por eso hay que señalar la importancia que tiene minimizar al máximo este riesgo escogiendo a los profesionales que mejor lo puedan llevar a cabo. En este caso pensamos que AECEP es una asociación que engloba a los cirujanos plásticos con la titulación exigida para ejercer en España la cirugía estética y que, además, tiene el rigor extra de que nuestros miembros, para poder serlo, tienen que haber demostrado una dedicación mayor de 5 años después de haber obtenido el título.

P.- ¿Es un problema realmente tan grave el instrusismo? ¿Debería ser una prioridad para todos los cirujanos?

R.- Es un problema importante porque no somos un sindicato profesional, no buscamos una mejora nuestra, sino que como asociación científica lo que buscamos es el bien de los pacientes.

Este tema es muy preocupante porque hay mucha confusión, y más en el periodo que nos ha tocado vivir, con el auge de las redes sociales y de las fake news. Ahora, uno puede muy fácilmente elaborar un relato de que es un experto y realmente es solo eso: un relato. Se escoge muchas veces confundir con los términos, porque un licenciado en Medicina y Cirugía se puede autodenominar cirujano aunque no haya hecho una especialización ni siquiera en cirugía general, ni haber hecho el MIR ni haber estado en un hospital haciendo la residencia vía MIR. También puede decir que es «experto» sin utilizar el término de especialista… Hay una confusión de terminología con la que es muy fácil convencer a un paciente de que se está acreditado. En este sentido es muy importante su labor, la de los medios de comunicación, incluso la de los propios pacientes. En este sentido hubo una campaña americana que se llamaba Do your homework («Haz tus deberes»): es labor de los pacientes llamar al colegio de médicos para saber si uno tiene su título en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

Dra. Isabel Moreno Gallent

Pregunta- Doctora, toma el relevo del Dr. Gómez Bravo en 2022. ¿Cuál es su perfil, su especialidad?

Respuesta- Tengo el título de especialista de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora desde el año 1989. Me he subespecializado en cirugía mamaria y, en estos momentos, además de esta cirugía, que es la que más realizo, por orden diría que [mi especialidad es] la cirugía de los párpados.

P.- ¿Cómo valora esta etapa anterior para la especialidad y para la AECEP, y cómo ve la que comienza?

R.- Pertenezco a esta sociedad desde que se fundó, prácticamente, y la he visto crecer y desarrollarse a lo largo de los años con el buen hacer de todos los presidentes que me han precedido. Quizás el principal objetivo de mi presidencia va a ser dar a conocer nuestra especialidad y prestigiarla con los profesionales que forman parte de ella.

P.- ¿En qué casos va a enfocarse en trabajar la AECEP de cara a los profesionales y a los pacientes?

R.- Los profesionales necesitamos pacientes para seguir con nuestra actividad. Por ello es preciso que los pacientes conozcan la seriedad de nuestra especialidad, así como la ética y la profesionalidad de todos los médicos que formamos parte de ella.

P.- ¿Por qué cree que es relevante para los médicos y cirujanos ser parte de una sociedad o asociación profesional?

R.- A veces los médicos nos sentimos muy solos o aislados, incluso con dudas acerca de nuestros conocimientos. Poder intercambiar nuestros conocimientos nuestras preocupaciones, hace que a veces resulten más exitosos nuestros tratamientos.

P.- ¿Qué huecos presenta aún a día de hoy la legislación española que afectan a la Cirugía Plástica?

R.- Considero que es muy importante que los pacientes conozcan la especialidad y sepan quiénes son los profesionales que la realizan porque en ocasiones eso va a determinar el éxito de su consulta.

P.- Personalmente, ¿qué problemáticas cree que son importantes de atajar en esta especialidad? ¿Qué cree que debería ser un tema de importancia para todo cirujano plástico?

“Poder intercambiar nuestros conocimientos, nuestras preocupaciones, hace que a veces resulten más exitosos nuestros tratamientos”

P.- De cara a novedades, tecnología… ¿Hay algún país que siga con interés? ¿Qué avances están por venir en
cirugía plástica?

R.- Ninguno en particular. Hoy en día, con los medios de los que disponemos, podemos conocer los avances a tiempo real. Eso está muy bien porque nos permite estar actualizados en cuanto a los últimos avances. En cuanto a lo que está por venir, el futuro pasa por la regeneración tisular y las cirugías cada vez menos agresivas.

P.- Y, de cara a la tecnología, ¿qué podemos esperar?

R.- Tecnología simplificada y personalizada, como Bodytite, Coolsculpting.

P.- Hablamos del avance de la especialidad pero, ¿y la sociedad? ¿Cómo cree que avanza en cuanto a la noción de belleza, al entendimiento y aceptación de los tratamientos e intervenciones médico-estéticas…?

R.- Es muy importante educar a la sociedad en cuanto a la necesidad de esta especialidad, a los tratamientos y sobre todo a las expectativas de los pacientes. No somos magos ni hacemos magia para cambiar las cosas, solo podemos modificar determinadas bases.