Hablamos con José Luis Vila Moriente, Presidente de la SECPRE

Jose Luis Vila Moriente

A comienzos de este año, el Dr. José Luis Vila Moriente asumió la presidencia de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), con el foco puesto en la comunicación.

Comunicar como herramienta para dar a conocer la especialidad, para prestigiarla en los entornos donde se dude de ella, para concienciar a la sociedad y, en última instancia, protegerla de lo que a veces provoca el simple desconocimiento. Aprovechando tales objetivos, entrevistamos al doctor y, de paso, ponemos nuestro medio a disposición de esta tarea fundamental.

Pregunta- ¿Cómo recibe este nuevo cargo y cuáles son sus expectativas personales?

Respuesta- Comienzo esta etapa con ilusión y responsabilidad, con muchas ganas de trabajar en favor de esta especialidad y, en especial, en favor de los cirujanos que componen esta sociedad, a los que es un honor representar.

P.- ¿Cuáles son los objetivos de la SECPRE en esta nueva etapa y cómo planean llevarlos a cabo más concretamente?

R.- Fundamentalmente dar a conocer al gran público la rama más desconocida de nuestra especialidad, la cirugía plástica reparadora, y poner donde se merece a su rama más conocida, la cirugía plástica estética –una disciplina quirúrgica que requiere gran profesionalidad, mucha experiencia y destreza técnica y un alto sentido estético– para alejarla de sus enemigos, que son la frivolidad, el mercadeo y el intrusismo.

P.- ¿Qué herencia ha recibido del último mandato; qué se consiguió y en qué tareas recoge el testigo?

R.- La herencia más valiosa ha sido una junta directiva compuesta por compañeros y amigos de gran prestigio y trayectoria dentro de la especialidad, con los que he contado sin pensarlo para formar parte de la mía.

P.- ¿Cómo cree que ha evolucionado la SECPRE desde su creación y cuáles han sido sus grandes logros?

R.- Desde su creación en los años 50, nuestra motivación siempre ha sido mejorar la calidad asistencial de los pacientes incidiendo en la formación, la ética profesional, la práctica clínica y la investigación en el terreno de la cirugía plástica. Es prioritario para la sociedad la formación continuada de nuestros miembros.

Desde el año 2003, con el cambio de denominación de nuestro título, hemos hecho gran hincapié en eso, que la Cirugía Estética es una rama indivisible de la Cirugía Plástica. De hecho, la última campaña de concienciación tenía el lema “cirugía estética por cirujanos plásticos”, centrada en luchar contra el intrusismo en nuestra especialidad.

También merece atención especial la creación de un registro nacional de implantes mamarios. Para nosotros es prioritario demandar la mayor calidad y seguridad en los materiales que implantamos.

Otros logros destacables son los informes anuales sobre el estado de nuestra especialidad y la progresiva presencia de los cirujanos plásticos en la sanidad pública en las diferentes comunidades.

P.- Su carrera profesional se ha desarrollado tanto en el área de la cirugía reconstructiva como la estética. ¿Qué requiere cada una de estas áreas?

R.- La cirugía reconstructiva requiere una gran especialización técnica para solucionar un problema que ya viene dado.

La estética se afronta de otra manera, porque a veces un mismo problema se puede ver de diferentes maneras; lo cual precisa en primer lugar una muy buena indicación en consulta, seguida de un sentido estético impecable y, finalmente, esa destreza técnica, tan necesaria en nuestra especialidad.

«[Uno de nuestros objetivos fundamentales] es poner donde se merece a la rama más conocida de la especialidad, la cirugía plástica estética, para alejarla de sus enemigos, que son la frivolidad, el mercadeo y el intrusismo»

P.- Hablemos de retos. ¿En qué estado se encuentra la especialidad, cuáles son sus grandes fortalezas y cuáles sus frentes abiertos?

R.- Nuestra especialidad ha tenido un gran crecimiento en los últimos años, tanto en su rama reparadora como en la estética. Hemos vivido un gran auge de la cirugía plástica y, precisamente por eso, nuestro frente principal es luchar contra el intrusismo, no me cansaré de decirlo.

P.- Con respecto a otros países, ¿en qué posición se encuentra la Cirugía Plástica, Estética y Reparadora española?

R.- Somos el país europeo en el que más cirugías se realizan, nuestros profesionales están excepcionalmente formados. Somos punteros tanto en reconstrucciones, reimplantes de miembros y en unidades de quemados, como en nuestra rama estética, lo que es un orgullo para nosotros.

P.- Uno de los objetivos de la SECPRE para este ejercicio que mencionaban en su nota de prensa era el de incidir en la ética profesional. ¿En qué se concreta esto y cómo se puede llevar a cabo?

R.- La ética profesional en medicina pasa por actuar con independencia y buscar siempre el beneficio del paciente, por encima de otro tipo de consideraciones. En la rama estética, al ser una parte de la especialidad cargada con IVA, se puede caer en la tentación de desviarse de lo estrictamente médico para derivar hacia lo comercial, sobre todo, en las franquicias de belleza. Desde la SECPRE rechazamos de plano todo ese tipo de comportamientos.

P.- Como usted mismo decía, otro de los objetivos era el de potenciar el reconocimiento y el prestigio de la especialidad. ¿Cómo puede mejorarse la comunicación con la sociedad?

R.- Explicando al gran público la realidad quirúrgica de nuestro trabajo, porque lo que le llega generalmente es una visión superficial y distorsionada del mismo. Y también enseñarles la diferencia de la cirugía plástica y la medicina estética, así como otro tipo de denominaciones confusas.

P.- ¿Por qué cree que está tan condenada la cirugía estética; la estética en general?

R.- Supongo que por desconocimiento, en primer lugar, y por prejuicio en segundo lugar, al considerarlo como algo elitista, frívolo o innecesario.

P.- ¿De qué manera se interrelacionan la medicina estética y la cirugía estética? ¿Es deseable su sinergia; y en qué medida?

R.- Antes le hablaba de la importancia de la indicación. Diferenciaría tres casos: hay un tipo de paciente para el que está indicado el tratamiento con medicina estética y no con cirugía. Otro tipo de pacientes que necesitaría una cirugía, pero por temor al quirófano o por falta de presupuesto, va “parcheando” con tratamientos no quirúrgicos intentando retrasar lo inevitable, y un tercer tipo de pacientes para los que no habría otra solución a sus problemas más que la cirugía y ya no se plantean otra cosa.

P.- La comunicación con el paciente es otro tema importante en este ámbito. ¿Cómo debe ser esta comunicación y a qué debe estar dirigida? ¿Cree que los profesionales inciden lo suficiente en este tema (comunicación con el paciente, entrevistas, empatizar) o es algo que debe reforzarse?

R.- Creo que es algo fundamental, tal y como le he comentado antes. Es muy importante esa primera visita, en la que el paciente nos expone su caso. Hay que escuchar mucho antes siquiera de pasar a la zona de exploración. Saber si sus expectativas son realistas y dejarle claro lo que se puede conseguir y lo que no. Tampoco hay que quitarle importancia a la cirugía y mucho menos al posoperatorio.

«Hemos vivido un gran auge de la cirugía plástica y, precisamente por eso, nuestro frente principal es luchar contra el intrusismo, no me cansaré de decirlo»

P.- Esta disciplina está muy relacionada con el bienestar psicológico de las personas. ¿Qué deben los doctores intentar detectar del perfil o el estado psicológico o emocional de los pacientes? ¿Es habitual, interesante o recomendable que los doctores tengan apoyo o colaboración con psicólogos o psiquiatras?

R.- Las motivaciones de los pacientes son variadas, algunos arrastran complejos desde muchos años atrás, otros quieren recuperar su cuerpo después de una maternidad, mejorarlo después de haber perdido mucho peso o refrescar y rejuvenecer su aspecto con fines personales o profesionales. En cualquier caso, es un factor de mejora, tanto física como mental, que les ayuda en un momento determinado de su vida.

P.- Una característica en intervenciones estéticas es que, muchas veces, el resultado es muy subjetivo. ¿Cómo deben estar preparados los profesionales ante una posible falta de entendimiento con los pacientes?

R.- Yo no diría que el resultado es subjetivo, lo que sí es cierto es que es imprescindible una buena comunicación cirujano-paciente. En la primera visita es muy importante conocer exactamente cuáles son las expectativas del paciente y si son realistas o no, y explicarle con todo detalle cuál es el resultado que se puede conseguir. Trabajamos con el cuerpo humano y con un bisturí, no con una varita mágica.

P.- La cirugía, como otras ramas de la medicina, ha avanzado mucho en los últimos años. ¿Qué mejoras destacaría en las técnicas de cirugía estética?

R.- Han aumentado las cirugías mínimamente invasivas, se reducen las incisiones y el tiempo de recuperación. Sin embargo, los grandes problemas siguen necesitando grandes cirugías.

P.- ¿Y en cuanto a los avances tecnológicos?

R.- La tecnología nos ha permitido realizar intervenciones con menos sangrados, menos hematomas y menos tiempo de recuperación. Nuestra herramienta principal sigue siendo el bisturí y las manos. En cuanto a la aparatología, hay grandes avances en el terreno del contorno corporal, la mejora de la calidad de la piel o el tratamiento de las cicatrices.

P.- ¿Qué novedades, avances tecnológicos, tratamientos o técnicas que están por llegar espera con interés?

R.- Como buen gallego, lo veré cuando lleguen.

P.- ¿Algún estudio, paper o trabajo que le haya interesado últimamente y pueda recomendar a otros profesionales?

R.- Esta misma mañana he leído uno en el último número de nuestra Revista Iberolatinoamericana de Cirugía Plástica en la que se presentaba un algoritmo en forma de aplicación para smartphone para predecir la pérdida sanguínea en una liposucción. Me pareció curioso e interesante. Todo lo que se haga para mejorar la seguridad del paciente merece la máxima atención.

P.- Una pregunta más informal, si nos lo permite: ¿alguna anécdota que pueda compartir que haya vivido en su ejercicio como profesional?

R.- No se puede considerar anécdota como tal, pero me sigue gustando ver a gente que viene a la consulta con un complejo que conlleva una forma de actuar, de vestir, de relacionarse y como, después de la operación, ves el tremendo cambio que experimentan. Es otra persona más feliz, más confiada, más segura, con otro brillo en la mirada, en la sonrisa, y me encanta ser parte de eso.