Junio, mes del lipedema, la enfermedad de la desinformación 

El lipidema se podría definir como una inflamación de las células del tejido adiposo, pero esta definición no explica todo el calvario que muchas pacientes sufren antes de ser diagnosticadas de lipedema. El lipedema es una enfermedad poco comprendida que afecta principalmente a las mujeres, hasta el 11% de la población femenina mundial puede verse afectada por el lipedema en algún grado. A pesar de que se conoce desde hace más de 70 años, no fue hasta 2018 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo reconoció oficialmente como una enfermedad.

¿Qué es el lipedema?

El lipedema es un trastorno crónico del metabolismo que provoca una distribución anormal del tejido graso, resultando en una acumulación dolorosa de grasa en las extremidades, especialmente en las piernas y, a veces, en los brazos. A menudo, se manifiesta con un aumento progresivo de volumen en las áreas afectadas, acompañado de síntomas como dolor, pesadez, picor, hipersensibilidad, fragilidad capilar, equimosis espontáneas (moratones).

Esta dolencia del tejido adiposo no tiene nada que ver ni con la celulitis convencional y con la obesidad. Es una patología de la grasa cuyo origen no está demasiado claro, porque faltan estudios, pero todo apunta a que tiene un importante componente hormonal y genético que explicaría porqué las personas que sufren lipedema (la gran mayoría mujeres) tienen más células grasas y son más grandes y duras.

Lipedema, la grasa que duele

El problema del diagnóstico

El lipedema es poco conocido y comúnmente confundido con obesidad o celulitis, lo que lleva a diagnósticos erróneos y tratamientos inadecuados. Lo que acarrea un auténtico vía crucis para muchas mujeres que pueden tardar más de 5 o 7 años en conseguir un diagnóstico a su problema de salud. Como resultado, muchas pacientes enfrentan una disminución significativa en su calidad de vida, con limitaciones en su vida social, sexual y profesional.

El testimonio de Mireya

Para Mireya el calvario empezó después de sus embarazos, “mi cuerpo empezó a descompensarse, mis piernas empezaron a cambiar y a doler, se inflamaron y acumularon grasa. Esto creó un desequilibrio entre mi torso y mis piernas que antes no tenía, además de unos moratones grandes que aparecían constantemente en el interior de los muslos. Pero yo acudí al médico por culpa del dolor que sentía”, explica Mireya, paciente de IM CLINIC.

“Yo no sabía que me estaba pasando hasta hace tres años cuando me diagnosticaron. De hecho, tengo una amiga que se había operado en IM CLINIC que había sufrido lipedema desde la adolescencia. Siempre había visto que sus piernas eran distintas y que por mucho deporte que hiciera, ella es bailarina, o controlase su alimentación sus piernas no mejoraban: era muy delgada de la parte superior, pero las piernas seguían siendo gruesas y sin forma. En un primer momento yo no até cabos pensando que podía tener lo mismo que ella, porque como hay tanta desinformación y ella lo tenía desde la adolescencia, pensé que no podíamos tener los mismo”, continua.

A Mireya el lipedema “me ha limitado muchísimo, no podía hacer actividades con mis hijos, sobre todo en verano porque se inflaman mucho más y el dolor es mucho peor”.

La Unidad de Lipedema de IM CLINIC

Cuando el equipo médico de la Unidad de Lipedema de IM CLINIC “me diagnosticó y sentí alivio porque, aunque sea una enfermedad con la que voy a tener que convivir toda mi vida, saber qué tienes te deja más tranquila, pero si además te dan un tratamiento que puede mejorar tu calidad de vida para mí significó respirar”, explica Mireya.

Aún no existe una solución que elimine el lipedema para siempre, pero sí tratamientos que mejoran la calidad de vida a largo plazo. Sin embargo, es imprescindible que el abordaje sea multidisciplinar, holístico y personalizado para que consiga los mejores resultados y los haga perdurar en el tiempo. En la Unidad de Lipedema de IM CLINIC se aborda la enfermedad desde los diferentes puntos estratégicos:

Servicios:

  • Tratamiento nutricional
  • Fisioterapia
  • Aparatología
  • Seguimiento hormonal
  • Acompañamiento emocional
  • Tratamientos conservadores
  • Lipoescultura PAL

¿Qué es la cirugía PAL?

La cirugía de lipedema asistida por vibración (PAL) representa un avance significativo en el tratamiento del lipedema, ofreciendo a los pacientes una opción efectiva y duradera para mejorar su calidad de vida. La técnica PAL está exclusivamente para facilitar la eliminación del tejido graso característico del Lipedema, más “apelmazado”, al tiempo que preserva los tejidos circundantes, los vasos linfáticos y los nervios.

“Llevaba tantos años sufriendo sin saber qué tenía, y luego con tratamientos que no mejoraban mi calidad de vida, que cuando me enteré de que existía una cirugía me la planteé como el paso definitivo a tener un cambio de vida a volver a ser yo”, Mireya, paciente de lipedema en IM CLINIC.