Melasma, la mancha que reta al médico

El melasma, también conocido como cloasma o máscara del embarazo, es una patología cutánea que consiste en una hipermelanosis localizada. Su aparición puede llegar a afectar al autoestima de quién las padece, por lo que conocer cuál es su tratamiento es una de las principales preocupaciones de muchos pacientes. En la Clínica de la Dra. Mercè Campoy, cuentan con una larga trayectoria en el tratamiento de este tipo de hiperpigmentaciones, consiguiendo resultados muy satisfactorios.

“Durante años se ha investigado para encontrar el tratamiento ideal para tratar el melasma, sin embargo los resultados no han sido 100% satisfactorios debido a su alto índice de recurrencia” explica la Dra. Mercè Campoy, médico estético miembro de la SEME, “y es que el melasma es una patología de origen multifactorial por lo que su tratamiento tiene que ir enfocado a más de una causa, siendo ideal el tratamiento combinado de técnicas, asociado a unos buenos hábitos de protección solar.”

¿Mancha o Melasma?

No todas las manchas son iguales.

La Dra. Mercè Campoy, exresponsable de Intrusismo en la SEME y actual miembro, nos explica cómo diferenciar el melasma de otro tipo de manchas como los léntigos solares:

➤ El léntigo solar es una mancha plana de color marrón oscuro, que aparece en las zonas expuestas al sol, como la cara, el cuello, escote, dorso de las manos, antebrazos, cuero cabelludo, (cuando no hay pelo). Se producen por un incremento localizado de los melanocitos, células responsables de sintetizar melanina, el pigmento que le da color a nuestra piel. Para su tratamiento, la mejor elección es el Láser de Q- Swiched.

➤ El melasma, en cambio es un trastorno de la pigmentación cutánea en la que aparecen manchas hiperpigmentadas irregulares y simétricas en zonas expuestas al sol (cara -frente, mejillas y labio superior-, cuello y antebrazos) de color entre café claro y oscuro o grisáceo. Las causa de su aparición es la presencia de melanocitos biológicamente más activos en la piel, más que un aumento de ellos. Es decir, melanocitos en igual número pero más activos. Es más frecuente en mujeres y de causa multifactorial.

En base a la ubicación de la melanina en las capas de la piel, podemos diferenciar tres tipos de melasma:

  • El melasma epidérmico es el resultado del depósito de melanina en la capa más superficial de la piel. Se muestra de color marrón.
  • El melasma dérmico es aquél que aparece en un nivel más profundo de la piel. Suele mostrarse de un color gris azulado.
  • El melasma combinado es la acción simultánea del melasma epidérmico y el dérmico. Es de color pardo-grisáceo.

“Conocer qué tipo de melasma tiene el paciente es un factor crítico que influye en la decisión sobre qué método será el más adecuado para su tratamiento” explica la Dra. Campoy .

Las causas del Melasma aún en consenso…

Aunque el melasma es una patología muy estudiada en las últimas décadas, no hay un consenso científico claro sobre la causa exacta que lo produce. “Lo que sí que tenemos claro los médicoestéticos es que es una patología multifactorial” explica la Dra. Campoy.

Las principales causas sobre las que sí que hay certeza sobre la aparición del melasma son:

  • Los rayos ultravioletas del sol son el principal factor que influye en el melasma ya que activan la melanina de la piel.
  • La predisposición genética.
  • Los cambios hormonales como puede ser el embarazo, en cuyo caso se conoce como cloasma gravídico o máscara gestacional.
  • Algunos medicamentos anticonceptivos que puedan causar un desequilibrio hormonal.
  • Algunos medicamentos fotosensibles.
  • Las enfermedades endocrinas.
  • El estrés.
  • El tipo de fototipo de piel. Las pieles más oscuras son más propensas a la aparición del melasma.

La mejor prevención del melasma es… ¡la fotoprotección diaria, todo el año!

“La mejor forma de prevenir el melasma es sin duda el uso de protectores solares (iguales o superiores a FP50) de forma diaria y durante todo el año, no solo en verano” expone la Dra. Mercè Campoy, “Independiente del grado del melasma, se debe usar fotoprotección cada día antes de salir de casa. Otro punto importante es que debe ser aplicada de forma correcta para que proteja eficazmente la piel.” aclara la experta.

A las pieles con mayor tendencia al melasma (como las pieles oscuras con fototipo alto) se les recomienda incluir en sus rutinas faciales tratamientos despigmentantes tópicos no agresivos con el objetivo de regular la melanogénesis. Los principios activos más eficaces para el tratamiento del melasma son: el ácido azeláico, el ácido kójico, la niacinamida, el ácido tranexámico,… “el uso de despigmentantes tópicos es un pilar fundamental en el tratamiento del melasma” explica la Dra. Campoy. Del mismo modo también se pauta la toma de suplementación antioxidante. Todo ello, siempre debe estar prescrito por especialistas en el cuidado de la piel.

El tratamiento del melasma es complejo, pero existe

El melasma es uno de los retos más complejos para los especialistas en medicina estética. “Un correcto diagnóstico médico es el primer paso para obtener unos buenos resultados en el tratamiento del melasma” explica la Dra. Mercè Campoy, Directora de la Clínica de la Dra. Mercè Campoy, “en nuestro centro tratamos el melasma gracias a terapias combinadas que es lo que garantiza un tratamiento eficaz de este tipo de mancha”.

Como nos explica la Dra. Campoy, los principales tratamientos para el melasma son:

  • Fórmulas despigmentanes tópicas: como la hidroquinona. En forma tópica hasta el 4%. “También combinada con esteroide tópico, la llamada fórmula de Kligman y sus variaciones, es más efectiva, segura y mejor tolerada que tomando la hidroquinona sola” explica la Dra. Mercè Campoy, “pero siempre debe realizarse bajo supervisión médica” destaca.
  • Tratamientos Láser: uno de los métodos más utilizados. La energía de la luz es absorbida por la melanina y se transforma en energía térmica. Los tejidos se calientan destruyendo la mancha sin dañar los tejidos del alrededor. “Actualmente los resultados que ofrece el láser para el tratamiento del melasma son muy esperanzadores, gracias a los nuevos láseres de ND:Yag 1064nm, modo QSwiched fraccionado” explica la Dra. Campoy.
  • Terapia Fotodinámica: esta innovadora tecnología utiliza la luz láser de baja potencia en distintas longitudes de onda calibradas, para penetrar a diversas profundidades de las capas de la piel.

Algo más sobre la Terapia Fotodinámica

En los últimos tiempos la Terapia Fotodinámica se ha posicionado como una técnica muy efectiva y resolutiva para el tratamiento del melasma.

La luz aplicada sobre la piel en la Terapia Fotodinámica, forma parte del espectro visible y se corresponde con los colores rojo, azul, amarillo y verde. En función de las necesidades de cada piel y la patología que se quiera tratar, el especialista aplicará una u otra luz, con la combinación de los productos fotosensibles, consiguiendo así bioestimular la piel.

Podemos decir que la terapia fotodinámica puede tratar 4 grupos de tratamientos cutáneos diferentes.

➀ Luz verde ➽ Trata el melasma y las lesiones pigmentadas

Con una Longitud de onda 530+-10nm se consigue:

  • Inhibir el exceso de melanina
  • Anti-inflamatorio
  • Estimulación elastina
  • Estimulación del colágeno

➁ Luz roja ➽ Para el Rejuvenecimiento

Con Longitud de onda 630+-10nm se consigue:

  • Regeneración celular
  • Anti-inflamatorio
  • Estimulación elastina
  • Estimulación del colágeno

➂ Luz amarilla ➽ Tratamiento de la Rosácea

Con una Longitud de onda 590+-10nm se consigue

  • Tratar la Rosácea
  • Tratar la Dermatitits
  • Anti inflamatorio
  • Linfotrópico

➃ Luz azul ➽ Trata el Acné tipo I acné tipo II

Con una Longitud de onda 410+-10nm se consigue

  • Poder Bacteriológico
  • Actúa a nivel epidérmico
  • Inhibe el crecimiento de la capa córnea