Nace en España la primera Asociación de Clínicas de Medicina y Cirugía Estética (SEMYCE)

La nueva entidad surge tras el vacío existente y la falta de unión para conseguir más fuerza ante las instituciones para reclamar ayudas y hacer valer sus derechos.

«En España hasta ahora había asociaciones médicas y científicas que abordaban, en su mayoría, problemas médicos, pero no estaban centradas en la problemática específica de autónomos o PYMES del sector de la Medicina y Cirugía Estética. Además a estas sociedades médicas sólo se pueden unir médicos por lo que la necesidad de otro tipo de conjunción era más que evidente«, explica Lola Sopeña, CEO de Clínicas Lola Sopeña y presidenta de SEMYCE.

Con más de 20.000 clínicas estéticas en España, en gran parte gestionadas por empresarios que no son médicos, la nueva asociación es la respuesta ante la necesidad de crear una agrupación que aglutinara a todos los empresarios del sector (sean médicos o no).

«Aunque sí es cierto que tras el confinamiento nuestro sector vivió un boom durante unas semanas, ya hace mucho tiempo que nuestros negocios están sufriendo lo mismo que muchos autónomos y PYMES de este país: pagar nóminas, seguros sociales, alquileres, créditos, etc… Y se hace cada vez más cuesta arriba. La unión hace la fuerza: afrontar la problemática y los cambios de nuestro sector unidos será determinante para el futuro de nuestros negocios, y para eso nace SEMYCE, una asociación en la que cabemos todos, para ayudarnos todos«, detalla Sopeña.

Juntos ante la ley

Esta carencia se hizo más latente durante el confinamiento de 2020 debido a la pandemia, por la soledad y el abandono que sintió el sector, pero también lo está acusando más recientemente con la interpretación de la Ley de Publicidad de Medicamentos.

Por un lado, son muchas las clínicas las que anuncian medicamentos como Toxina Botulínica (Medicamento) incluso con el nombre de la marca (Botox), algo totalmente prohibido por la Ley de Publicidad del Medicamento, sin el menor problema, mientras que, por otro lado, otros  centros son sancionados con cantidades desorbitadas por anunciar tratamientos estéticos con nombres creados por la propia clínica para denominar su oferta y así no incumplir dicha ley.

«Esto está ocurriendo en España cada vez más frecuentemente, y no sólo pone en peligro la viabilidad de los pequeños centros médicos dirigidos por autónomos o PYMES por su incapacidad de hacer frente a esas sanciones de enorme cuantía, sino que crea una gran desigualdad y competencia desleal entre unos centros y otros«, explica la presidenta de SEMYCE.

De hecho, entre los primeras actuaciones de la nueva asociación figura solicitar que Inspección de Sanidad tienda su mano y les ayude a aclarar la interpretación de esta ley (lo que provoca la mayoría de las sanciones) y facilitar información a todos los centros médicos Estéticos de España para jugar todos con las mismas reglas dentro de la legalidad y la seguridad