Sofwave, nueva tecnología de lifting facial

Sofwave es una nueva técnica no invasiva, clínicamente aprobada por la FDA para el lifting de cejas y el tratamiento de la zona submental y el cuello. Son ultrasonidos, pero no HIFU. Prometen un proceso menos doloroso, más rápido, y mejores resultados.

Se presenta como una tecnología a la vanguardia de la innovación, que propone soluciones inteligentes pero sencillas, eficaces y seguras para los pacientes. SofwaveTM Medical ofrece un tratamiento no invasivo, sin tiempo de inactividad y un dolor mínimo para el levantamiento de la ceja, la piel laxa del cuello y los tejidos submentales, mejorando las líneas y arrugas faciales. ¿Cómo lo consigue? “El punto clave de esta tecnología es que funciona con ultrasonidos pero no es un HIFU, no tiene nada que ver. Es una nueva técnica basada en los ultrasonidos paralelos, que tratan todo el tejido”, responden desde la firma.

sofwave

Ultrasonidos paralelos

El funcionamiento de este equipo se basa en SUPERBTM, una tecnología síncrona de haces de ultrasonidos paralelos con refrigeración integrada que permite el tratamiento de la dermis media sin dañar la epidermis ni las estructuras subyacentes a la dermis.

Concretamente, se basa en el suministro paralelo de múltiples haces ultrasónicos de alta intensidad y alta frecuencia, pero baja divergencia y con baja sensibilidad a la falta de homogeneidad del tejido. Esto garantiza una deposición de energía repetible y controlable en la piel. Los haces de ultrasonido de alta frecuencia se propagan a través del tejido y crean una matriz de 7 zonas térmicas cilíndricas 3D geométricas únicas en la dermis, separadas por regiones de tejido no dañado, creando así un efecto fraccionado en la dermis media.

El efecto de ultrasonido fraccionado crea una coagulación térmica controlada, alargada y direccional, a una profundidad de 1,5 mm en la dermis media, que logra efectos beneficiosos con una penetración mínima mientras asegura que no se dañe la epidermis ni las estructuras subyacentes.

El calentamiento del tejido dérmico (60-70º C) induce la producción y remodelación de colágeno en la dirección óptima de los vectores en relación con las arrugas de la piel.

“El dolor es mucho menor por su modo de acción”, nos explican. Además, “solo se necesitan 120 disparos en vez de los 800 u 1000 con HIFU y Ultherapy».

A quién está indicado

El tratamiento está indicado en todo tipo de pacientes, a partir de los 22 años y con cualquier tipo de piel. La absorción de ultrasonido está determinada por las propiedades mecánicas microscópicas y en masa del tejido, por tanto es independiente del color o la pigmentación de la piel.

Además, según la marca, se presenta como una gran oportunidad para adaptarse y responder a las necesidades del paciente actual, puesto que es un tratamiento rápido (las sesiones duran de 30 a 45 minutos) y pueden apreciarse los resultados desde la primera sesión. Además, no es invasivo y no exige tiempo de recuperación, por lo que provoca una alta satisfacción en los pacientes.    

Los resultados, probados

Los resultados, nos dicen desde la firma, son muy buenos, y la evidencia está probada. Según se concluyó en un estudio clínico multicéntrico que evaluaba los efectos de esta tecnología en arrugas faciales y escote, la mayoría de los pacientes tuvieron una mejoría o una gran mejoría después de una sola sesión. Además, el 80 % de los participantes mejoraron significativamente en tan solo dos semanas (tratamiento doble). Por último, el perfil de seguridad fue también muy amplio, sin reportarse ningún efecto secundario grave por parte de los participantes en el estudio. 

La Dra. Virginia Benitez Roig, de Marbella; Rita Raku en Reino Unido, considerada una de los mejores médicos estéticos del país, o la dermatóloga Suzanne Kilmer, de Estados Unidos, son algunos de los grandes referentes que ya son usuarios de esta tecnología, nos informan desde Sofwave.