9005Tratamiento para elevar y dar proyección a glúteos pequeños con problemas de flacidez mediante técnica combinada con tres tipos diferentes de hilos PDO – para elevar y dar proyección a los glúteos – más infiltraciones de hidroxiapatita cálcica para redensificar y tonificar la piel.  

Este novedoso tratamiento es idóneo para dar un aspecto más respingón a los glúteos delgados con falta de proyección y problemas de flacidez. Es un tratamiento indoloro, rápido, sin señales ni cicatrices, que consigue elevar y dar un aspecto más turgente a las nalgas. La combinación de tres tipos diferentes de hilos PDO – monofilamento, COG y Tornado – consiguen elevar, tensar y crear colágeno, mientras que las infiltraciones de hidroxiapatita cálcica redensifican y tonifican la piel, creando más colágeno y dando un aspecto más turgente al área tratada.

Protocolo del tratamiento: 

– Se comienza haciendo un diseño de las líneas de tensión del glúteo marcando por dónde irán los hilos.

“Para el sector de la estética, los Hilos PDO han sido un auténtico descubrimiento”, explica la Dra. Rosso. “Estimulan el Colágeno I y el Colágeno II, los más importantes en la dermis, y tienen una acción tanto inmediata como a largo plazo. Lo más remarcable es que tras los hilos monofilamento han aparecido nuevos tipos de hilos que tienen mayor capacidad de tracción y también un mayor poder voluminizador”, aclara.

“Para un área como los glúteos, usamos una combinación de diferentes hilos. Los más importantes en este caso son los Hilos COG, también llamados Hilos Espiculados. Tienen diminutas espículas a lo largo del hilo que no sólo crean más colágeno, sino que además ejercen un efecto mecánico de tracción, pues a su paso van dejando más puntos de anclaje en la línea de tensión. Es la tipología que más dura en el organismo, y perfectos para áreas donde se requiera más elevación y reafirmación. En este tratamiento, los Hilos COG actúan como los pilares de elevación de los glúteos

Dependiendo de los resultados deseados, también se pueden insertar Hilos Tornado, que tienen un hilo formando una espiral en torno a un hilo central. Estos hilos buscan una mayor fibrosis y producción de colágeno, y ambos se complementan con los tradicionales Hilos Monofilamento. Se colocan unos u otros en función del resultado que se necesite obtener y de las características de cada paciente”.

– Se insertan los Hilos. Este es un procedimiento indoloro que no requiere anestesia. Sólo en ocasiones, y si la paciente así lo desea, se puede aplicar una pequeña cantidad de anestesia local en el punto de entrada de los hilos. Tanto tipo como número y colocación de los hilos dependen de la anatomía particular de cada paciente. En general, se usa una media de ocho hilos COG, un número similar de Hilos Tornado  y de 30 a 70 hilos monofilamento.

– En el Centro Médico Lajo Plaza recomiendan completar el tratamiento con infiltraciones de hidroxiapatita cálcica para potenciar el efecto reafirmante. Estas infiltraciones son especialmente recomendables en glúteos con poca densidad cutánea, ya que este activo, redensificador de la dermis, estimula la producción de colágeno y consigue una piel más firme.

En general, se recomienda hacer de dos a tres sesiones de este tratamiento con un mes de separación entre cada una para un efecto más potente. El tratamiento no deja cicatrices ni marcas. La paciente puede sentir ligeros pinchazos con determinados movimientos, como si tuviera unas pequeñas agujetas, durante los primeros días. Los efectos duran aproximadamente un año, si bien el proceso de inducción del colágeno se prolonga más tiempo. En caso de buscar unos glúteos con mayor proyección, se puede hacer un tratamiento de refuerzo a los 4 – 5 meses.

 

No se debe realizar en embarazadas ni en caso de inflamación en el área a tratar.