Muchos son los tratamientos postpuestos o interrumpidos por el coronavirus, que SÍ se pueden retomar en verano por carecer de incompatibilidades con el sol. El tiempo perdido en la cuarentena se puede recuperar, sin sacrificar mejorías estéticas que se esperaban lucir en vacaciones, si se planea la desescalada.

Según la Dra. Royo, directora General de Instituto Médico Láser, “hay una gran parte de nuestros tratamientos que pueden realizarse durante los meses de calor. Solo es preciso –explica– respetar los consejos médicos específicos para cada uno de ellos”. Como norma general, son tratamientos no invasivos realizados con aparatología NO LÁSER: Radiofrecuencia facial o corporal, Ondas de Choque, Presoterapia, Kombat Cellulite, Icoone, LPG, Velashape y Velasmooth.

Límite 72 horas

Esta categoría abarca todos los tratamientos con inyecciones o micropunciones, que requieren un post de 48-72 horas sin exposición al sol y la aplicación de un SPF50 durante la primera semana.

  • FACIALES: Botox, rellenos, Rinomodelación, relleno labial e inyectables para redensificar, así como hilos tensores, Mesoterapia facial y Plasma Rico en Plaquetas.
  • CORPORALES: Carboxiterapia, Ozonoterapia, Hilos Tensores y Mesoterapia.

Tiempo de espera, 2 ó 4 semanas

Existen tratamientos cuya intensidad requiere evitar el sol en toda circunstancia. Son los destinados a eliminar las varices, las técnicas con láser CO2 que suponen una ablación de las primeras capas cutáneas o los peelings muy profundos, que se prescriben para el otoño por riesgo de pigmentación.

Sin embargo, hay energías que sí se pueden utilizar, evitando la exposición solar directa durante el post y si no, usando un SPF50 durante 2 ó 4 semanas: IPL, Picosure para manchas, láser 1550 Ydun para el rejuvenecimiento cutáneo profundo, láser CO2 superficial, eliminación de tatuajes y eliminación de manchas rojas.

Un mes, 30 días

Dentro de esta categoría se encuentran técnicas que requieren evitar la exposición al sol mientras remite el componente inflamatorio, periodo que suele oscilar entre las 2 y las 4 semanas. Al contrario de otros procedimientos como el lifting o la rinoplastia, que se prescriben en invierno para evitar hiperpigmentaciones postinflamatorias, estas intervenciones solo requieren mantener secas las incisiones durante el tiempo indicado y aplicar SPF50 sobre las cicatrices durante todo el verano. Se trata de técnicas como: LipoHelio (Renuvion +Vaser), tensado facial y cervical con Renuvion, Blefaroláser, Lip Lift, Bichetomía, Microinjerto Capilar, Otoplatia, Laser Endovenoso para varices graves, Aumento Mamario, Lifting Mamario Periareolar, Rinoláser, Labioplastia y Regeneración Vaginal con Láser.

¿Y la depilación láser?

Para realizar la depilación con seguridad y eficacia es preferible trabajar sobre una piel que no esté recientemente bronceada. Aunque la plataforma tecnológica de IML cuenta con equipos específicos para la eliminación del vello en las pieles que ya lo están o se corresponden con un fototipo alto, es preferible esperar unas semanas para que baje de intensidad.

Entorno Seguro

Aunque IML ya cumplía con todas las garantías exigidas por la ley a los centros clínicos, ha reabierto las puertas de su sede en el palacio de Oliva y Nerva tras la cuarentena, con un refuerzo de medidas adicionales que incluyen la desinfección intensiva de superficies, la nebulización secuencial, la ozonización del área quirúrgica y el arco de desinfección en la entrada, la toma de temperatura, el equipamiento de protección reglamentado para todo el personal, el equipo de desinfección para las manos en la entrada y los dispensadores de gel hidroalcohólico en todos los puntos de trabajo. Así mismo, el centro ofrece guantes, mascarillas.