Técnica propuesta para mejorar el aspecto de un labio fino y/o asimétrico: experiencia clínica

Los labios son un elemento anatómico funcional constituido por piel, músculo y mucosa. El volumen, la forma y la proyección de los labios son elementos susceptibles de modificarse de acuerdo a tendencias y gustos personales, aunque también como corrección de defectos del desarrollo o de malos procedimientos estéticos previos.

Por la Dra. Haydee Camacho

En la unión entre la piel y la mucosa del labio se forma una línea clara de discreto relieve, la cual da un aspecto juvenil cuando está bien delimitada. Esta línea se acostumbra a acentuar a nivel estético y cosmético para brindar mayor definición al labio.

En ocasiones, el ácido hialurónico se infiltra a lo largo del reborde labial en su totalidad, mientras que otras veces solo es necesario resaltar la zona central para evitar elongar el labio lateralmente. Este sencillo procedimiento logra fortalecer la estructura del labio en personas que no desean aumentar su volumen o quieren comenzar con un tratamiento más conservador.

Los labios superior e inferior tienen un papel importante en la percepción estética facial. El labio “ideal” presenta, además de un volumen adecuado, un correcto equilibrio entre ellos.

Dentro de los procedimientos estéticos mínimamente invasivos, los rellenos dérmicos de ácido hialurónico son los más comúnmente utilizados para diferentes procedimientos labiales, incluyendo el aumento del volumen, hidratación y mejora del borde del bermellón, contorno labial y/o creación del filtrum.

Sobre las técnicas para embellecer los labios, existen un sinfín; pues no es desconocido para los médicos que nos dedicamos a la estética que unos labios bien definidos, bien hidratados y turgentes, son deseados tanto por hombres como por mujeres de todas las edades.

Por otro lado, que unos labios carnosos se asocien con una apariencia más bien juvenil no quiere decir que una mujer madura no deba aumentar el volumen de sus labios si así lo desea.

En los últimos años, incluso, se han puesto de moda los labios XL, que para algunos pacientes no están mal. Sin embargo, sabemos también que, en la mayoría de los casos, es solo cuestión de dar volumen a unos labios que, por suerte, ya están bien definidos. Pero, ¿qué pasa con las menos afortunadas, aquellas que, por lo que sea, tienen unos labios finos, alargados o asimétricos? En estos casos, creemos que es necesario plantear una estrategia completamente diferente, una estrategia que nos ayude a:

> preservar un arco de Cupido si está presente o crearlo si no lo está, porque esto denota juventud.

> utilizar parte de la mucosa húmeda para dar ese volumen que necesita el labio y siempre en dos tiempos, porque nos hemos dado cuenta de que muchas veces forzamos una mucosa y esta no cede aunque sigamos infundiendo material.

Lo que nunca recomendamos es perfilarlos por completo, porque esto elongaría un labio lateralmente, un labio que de por sí ya es alargado. Tampoco recomendamos utilizar la técnica del retrotrazado porque desdibuja el arco de Cupido y ocasiona el depósito del ácido hialurónico en el reborde labial superior, y eso no nos ayudaría a dar el volumen que necesitamos hacia la base del labio.

Técnica para mejorar el aspecto de un labio fino y/o asimétrico

Restaurar el arco de Cupido perfilando únicamente el reborde central, con la particularidad de dirigir la aguja de lateral a central. De igual modo, siempre hacia el centro del labio, restauramos el filtrum.

Labio superior

Se crea o refuerza el arco de Cupido y filtrum labial. Además, se delinea el tercio central del labio.

Aportamos volumen realizando la punción en el vértice del arco de Cupido, dirigiendo la aguja hacia la base del labio justo por detrás del límite entre mucosa seca y mucosa húmeda (fig. 1), dejando un bolo de 0,05 ml por punto en trípode y posteriormente dos bolos más separados a una distancia de 0,5 cm aproximadamente entre sí. Si queremos aumentar las dimensiones del labio superior, repetimos los bolos lateralmente a estos últimos, en misma distancia y misma cantidad.

 dar volumen a un labio fino
Fig 1. En esta foto de Galderma se muestra la zona donde debería depositarse el ácido hialurónico para dar volumen a un labio fino.

Labio inferior

En labio inferior se realiza un depósito de ácido hialurónico en el centro del labio de 0,2-0,3 ml, dirigiendo la aguja desde el borde hacia la mucosa húmeda. Luego es necesario inyectar otros dos bolos de 0,1 cc a cada lado del primero a una distancia aproximada de 1 cm, y solo
en esta ocasión en forma retrógrada.

En la segunda sesión hemos repetido el mismo procedimiento, invirtiendo mayor producto en las zonas donde había que corregir las asimetrías.

Material

En la mayoría de los casos, para esta técnica hemos necesitado 2 ml de ácido hialurónico.

El procedimiento se ha realizado en dos sesiones, con intervalos de 15 días entre una y otra sesión.

> Ácido hialurónico reticulado de 23 mg/ml asociado a lidocaína 0,3 %, pH 7,3 s.q. 1 ml.
> Aguja de 12 mm x 30 G.
> Anestesia troncular con lidocaína 2 %.

Resultados

Esta técnica de voluminización labial proporcionó resultados estéticos excelentes: el grado de satisfacción de las pacientes fue del 100 % según la escala de Likert.

El grado de seguridad es igual al de otras técnicas inyectables, es fácil de reproducir y su curva de aprendizaje es rápida.

Complicaciones

En uno de los 10 pacientes tratados, durante tres semanas aproximadamente, se observó parte de la mucosa húmeda, disminuyendo de forma progresiva los siguientes días.

Otros dos pacientes presentaron pequeños hematomas que se resolvieron de forma gradual.

En ningún caso el edema labial se prolongó mas de 72 horas ni fue necesario pautar antiinflamatorios ni antibióticos.


Dra. Haydee Camacho

Directora Médica en Contigoh Medicina Estética Avanzada

Licenciada como médico cirujano en la Universidad Católica Boliviana, obtuvo el título de Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria otorgado por el Ministerio de Educación Español.

Magister en Técnicas Avanzadas Estéticas y Láser por la Universidad Cardenal Herrera de Valencia, ha realizado el máster en Medicina Naturista, Acupuntura y Homeopatía en la Universidad de Valencia y el máster profesional Enfermo crítico y Emergencias en la Universidad de Barcelona.

Ha recibido formación y entrenamiento de Global Stem Cells Group para el uso de células madre para procedimientos estéticos y el tratamiento de enfermedades crónicas degenerativas y posee el Diploma Acreditativo de Capacitación en Medicina Cosmética y Estética emitido por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona.

Autora de varios artículos publicados en revistas nacionales, también ha participado en múltiples conferencias y congresos relacionados con la especialidad.

Profesora en las primeras ediciones del máster de Medicina Regenerativa y Antienvejecimiento de la Universidad de Valencia.