Imagen 1Venus Concept ha revolucionado el sector de la aparatología médico-estética con la tecnología patentada (MP)2, o Multipolar Magnetic Pulse, la primera que aplica los pulsos magnéticos en el campo de la medicina estética. Se trata de una tecnología segura, efectiva e indolora que combina radiofrecuencia con pulsos magnéticos. La compañía ha conseguido optimizar la radiofrecuencia al máximo, evitando todos los problemas derivados de ella (pequeños golpes de calor, sensación de golpe de corriente cuando se levantaba algún electrodo del manípulo…), y ha unido sus efectos a los pulsos magnéticos.

Los dos componentes, radiofrecuencia y pulsos magnéticos, son emitidos simultáneamente por el dispositivo y, aunque son independientes y tienen distintos mecanismos de acción, su efecto sobre la piel es sinérgico, consiguiendo así resultados inmediatos y a largo plazo en reafirmación de la piel, reducción de arrugas y celulitis y disminución de la circunferencia corporal.

 

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia se usa en medicina estética desde el año 2001 y cientos de estudios avalan sus efectos positivos: contracción del colágeno, tensado de las fibras elásticas, estimulación de los fibroblastos y aumento de la lipólisis. Pero, ninguna de las existentes hasta la fecha (monopolar, bipolar o tripolar) ha conseguido repartir la energía de manera uniforme y evitar el dolor a los pacientes. Con la tecnología (MP)2, el calor producido por la radiofrecuencia es placentero, gracias a la distribución única y patentada de la energía. El manípulo octipolar, utilizado para tratar las diferentes áreas del cuerpo (brazos, abdomen, muslos, glúteos), tiene 8 electrodos y cada uno de ellos emite RF a los otros 7, a razón de un millón de veces por segundo.

Así se consigue un calentamiento rápido y homogéneo (la temperatura se mantiene constante en torno a los 42 grados), sin picos de calor, quemaduras ni dolor, que penetra en todas las capas de la piel. Gracias a ello, se pueden reducir arrugas, reafirmar la piel, disminuir la celulitis y la circunferencia corporal. Pero Venus Concept ha decidido ir más allá y añadir otra energía: los campos magnéticos pulsados (PEMF).

 

Pulsos magnéticos

Los PEMF son esenciales para la normal función de las células. Desde hace años, numerosos estudios avalan la eficacia de emplearlos para la curación de heridas y el tratamiento del dolor, y ya son muchas las compañías que los utilizan en sus dispositivos médicos.

¿Cómo funcionan los pulsos magnéticos a nivel celular? Nuestro cuerpo está formado por células de diferentes tipos, que se comunican con las de su alrededor y reciben señales informándolas de lo que necesitan para cumplir sus funciones.

La exposición de la piel a los PEMF estimula la liberación de FGF-2, TNF-a y TGF-b, factores de crecimiento involucrados en tres importantes procesos biológicos: aumento de la síntesis de colágeno, proliferación de fibroblastos y angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos). El resultado es un incremento significativo en la formación de nuevas fibras de colágeno y una mejora clara en el aporte de oxígeno y nutrientes a todos los componentes de la sangre.

 

La tecnología (MP)2

Por eso tiene sentido combinar las dos energías, RF y PEMF: ambos mecanismos, térmico y no térmico, trabajan de manera sinérgica para producir los mejores resultados posibles en los pacientes, tanto de manera inmediata como a largo plazo.

La RF y los PEMF se complementan. Mientras que la primera trabaja principalmente en los tejidos dañados o envejecidos (por ejemplo, tejidos con fragmentación de colágeno y pérdida de elasticidad), los pulsos magnéticos afectan también a los tejidos sanos, incrementando la vascularidad, la oxigenación y el aporte de nutrientes, lo que favorece una mejora en la salud de las células de la piel. Esto significa que los PEMF pueden servir como medio preventivo para retrasar los procesos de envejecimiento de la piel.

La alta eficacia de la tecnología (MP)2, unida a sus excelentes resultados clínicos, ha llevado al prestigioso Instituto de Dermatología Avanzada IDERMA, del Hospital Universitari Quirón Dexeus de Barcelona, a apostar por Venus Concept e incorporar el dispositivo Venus Freeze a sus tratamientos dermoestéticos faciales y corporales.

 

“El tratamiento con el dispositivo Venus Freeze es altamente eficaz y ha demostrado excelentes resultados clínicos. La tecnología (MP)2 combina la radiofrecuencia con los pulsos magnéticos, dos formas de energía que actúan de manera  sinérgica para producir, en conjunto, un mecanismo de auto-reparación de los tejidos cutáneos. El resultado es una notable mejoría en la flacidez, la elasticidad y en las condiciones de la piel en general. Además, el tratamiento es cómodo, agradable, sin dolor ni molestias, y no necesita tiempo de recuperación”. (Dr. Josep González, jefe de Servicio de IDERMA en el Hospital Universitari Quirón Dexeus de Barcelona.)