Es el gran olvidado de los cuidados estéticos y, además, no existe cirugía estética que pueda ayudarle a luchar contra el paso del tiempo. Hablamos del escote, una zona expuesta durante todo el año a los agentes externos ( frío, calor, calefacciones, contaminación, etc..) y que, sin embargo, no cuenta con productos cosméticos específicos para su cuidado.

A pesar de que su piel es “terriblemente fina”, en palabras del doctor Moisés Martín Anaya, y muy frágil , no se exfolia, hidrata y potencia como se hace en todas las estaciones del año y a diferentes edades con la cara y el cuello.

Es con la llegada de la primavera cuando en las clínicas se comienzan a solicitar tratamientos para mejorar esta parte de la anatomía, también presa de las arrugas dependiendo del tipo de piel y del estilo de vida. Los cuidados y la genética, en especial la alimentación, tienen la última palabra en este sentido.

PONER A LAS CÉLULAS A PRODUCIR COLÁGENO

Para el cirujano plástico Martín Anaya la solución más completa y de inmediatos resultados para esta zona es la infiltración de plasma rico en plaquetas. Se trata de una inyección o varias inyecciones, dependiendo del número de sesiones que se precisen, de un concentrado obtenido del plasma, un componente de la sangre del propio paciente.

El procedimiento es muy sencillo. En primer lugar se extrae al paciente el plasma, que en su interior contiene los llamados factores de crecimiento, proteínas que regeneran y reparan los tejidos. El material obtenido se centrifuga después para obtener la parte más enriquecida con plaquetas.

La inyección de este material está considerada una de las herramientas con mejores resultados en la lucha contra el envejecimiento. El motivo, explica el doctor, es que, al contrario que otros procedimientos estéticos, no aporta colágeno, ni ácido hialurónico, sino que “pone a las células a trabajar para producirlo”.

 

TRATAMIENTOS COMBINADOS SEGÚN CADA PACIENTE

Con el plasma rico en plaquetas como base, el cirujano plástico suma dos ingredientes al cóctel de belleza para un escote perfecto.

El ácido hilaurónico, que sigue la estela del botox como elemento imprescindible en el arsenal de la medicina estética, es la herramienta ideal para aportar la hidratación necesaria en esta piel tan delicada. El dato curioso que suele resaltarse de esta biomolécula que contiene nuestra piel es su capacidad para absorber mil veces su peso en agua. Más hidratación es igual a más voluminización y mayor definición.

Las vitaminas son el tercer pilar para lucir un escote impecable. La mesoterapia, inflitración para revitalizar la piel apagada y fotoenvejecida, puede llegar a contener hasta doce vitaminas, minerales y aminoácidos para regenerar la dermis

¿ Edades para probar estos tratamientos? No se puede generalizar, explica Martín Anaya. La cirugía estética y su complemento en clínica, la medicina estética, deben ser siempre personalizados según el estado de cada paciente, en este caso, de su piel.

Por último, y si no hablamos de piel sino de forma y proyección, la cirugía estética puede ayudarnos, recuerda el doctor, a potenciar nuestro escote. La cirugía, bien de aumento o de reducción de mamas puede modificar la base medial de la mama y el surco intermamario, conocido popularmente como el “canalillo”. En una mamoplastia se puede hablar con el cirujano de la posibilidad de dotar de mayor atractivo a esta zona del cuerpo femenino.

 

 

Licenciado en Medicina en la Universidad de Salamanca y doctor cum laude en la misma Universidad.

Especialista en Cirugía Plástica Reparadora y Estética.

Miembro de la Sociedad Española de Cirugía plástica Reparadora y Estética (SECPRE). Miembro numerario de la Asociación Española de Cirugía Estètica y Plástica (AECEP) , y de la International Society of Plastic Surgery (IPRAS) en la Federación Iberoamericana de Cirugía Plástica.

Ha publicado numerosos artículos en libros y revistas científicas nacionales e internacionales. Ha participado como ponente o profesor invitado en numerosos simposios, cursos y congresos tanto nacionales como internacionales de la especialidad.

Sus puestas al día a nivel nacional e internacional le permiten trabajar con las nuevas tecnologías y técnicas que se desarrollan en el campo de la cirugía estética.

Con más de 20 años de carrera profesional, desde 1997 ejerce como especialista en cirugía plástica y estética el Hospital Virgen de la Paloma, Madrid.