La contaminación ambiental, la edad y las tensiones psicológicas envejecen la piel. IML presenta un conjunto de tratamientos para aumentar la capacidad de la piel de sobreponerse a los contratiempos.

La capacidad de la piel para adaptarse positivamente a las agresiones adversas define su resiliencia, término que se corresponde con la facultad de sobreponerse a los contratiempos e incluso, salir fortalecido de ellos.

Resistencia aumentada precisamente, es lo que consiguen los tratamientos de IML, diseñados para incrementar la resiliencia cutánea frente a los factores ambientales, la edad o las tensiones psicológicas que la envejecen.

La piel posee una capacidad innata para reaccionar y repararse de las agresiones ambientales. Determinada genéticamente, viene definida por el umbral reactivo de cada individuo, pero también por la aparición de arrugas, flaccidez o manchas, que marcan el agotamiento de su resiliencia frente a los factores ambientales.

Contaminación ambiental: Formada por micropartículas en suspensión que se depositan en el manto protector de la piel (capa hidrolipídica), acelera la oxidación y la deshidratación cutánea.

Para luchar contra ella es importante la administración de antioxidantes ricos en vitaminas E, C y B.

Cambio climático: El aumento de la temperatura induce la aparición de capilares dilatados (telangiectasias), mientas que la desecación ambiental influye negativamente sobre la enzima responsable del factor natural de hidratación. En estas condiciones, el efecto barrera de la capa córnea se ve comprometido frente a agresiones de tipo físico, químico o mecánico.

Agresión solar: Consecuencia del cambio climático y la reducción de la capa de ozono en un 1-2%, conlleva foto-envejecimiento y riesgo de melanoma. Ultravioletas A, B y C no solo generan radicales libres que alteran las proteínas (colágeno, elastina), sino que inducen mutaciones celulares de inquietante pronóstico.

TRATAMIENTOS PARA AUMENTAR LA RESILIENCIA CUTÁNEA

1 . Luz roja a 633 nm. Esta luz de diodo visible y atérmica, se puede aplicar en el conjunto del rostro, escote y manos. Induce reacciones en las células de la dermis profunda como mitocondrias (energía),

fibroblastos (colágeno, elastina) y células madre (mitosis). Además, estimula la formación de vasos sanguíneos, aumenta la oxigenación de la piel y disminuye la inflamación tisular. Obtiene una gran mejoría en las pieles fotoenvejecidas, que presentan menos arrugas y menos holgura, más firmeza y mayor luminosidad.

  • Sesiones: 2 por semana, hasta un total de 4.
  • Duración: 40 min por sesión.

2. Láser infrarrojo fraccional. Su energía produce micro-columnas de coagulación que alcanzan la dermis reticular, a 1 mm de profundidad. Este rejuvenecimiento no ablativo y fraccional, que no produce descamación visible porque respeta la capa epidérmica, da lugar a la formación de colágeno nuevo en las columnas afectadas, que se auto-reparan rápidamente, gracias a la colonización del tejido intacto que las rodea. Su absoluta precisión y seguridad permite utilizarlo incluso en áreas de piel fina como escote, manos o brazos. Consigue un rejuvenecimiento de dentro hacia fuera.

• Sesiones: 4, espaciadas cada 3 semanas.

• Duración: 40 min por sesión.

3. Mesoterapia Antiox. Deposita sustancias anti-radicales a nivel subcutáneo. A su efecto preventivo, se suma una acción revitalizante de efectos inmediatos, que se traduce en una nueva luminosidad y transparencia. Realizada mediante micro-inyecciones, administra un coctel personalizado de vitaminas y oligoelementos, que son seleccionados para potenciar la resiliencia de la piel. Su fórmula magistral incluye ácido hialurónico (hidratación) vitaminas A, B, C y C (anti-oxidantes) y oligoelementos (luminosidad, reestructuración).

  • Sesiones: 1 cada 2 semanas, hasta 3 sesiones entotal. 1 sesión de mantenimiento cada 3 meses, en función del daño y la resiliencia de la piel.
  • Duración: 30 min por sesión.

LA CAPACIDAD DE LA PIEL DE ABSORBER PERTURBACIONES SIN ALTERAR SIGNIFICATIVAMENTE SUS CARACTERÍSTICAS ES POTENCIABLE CON TRATAMIENTOS MÉDICOS Y DERMATOLÓGICOS.