gularteEn enero de 2011 la FDA americana emitió un informe en el que alertaba de la posible asociación entre un inusual tipo de cáncer linfático, el Linfoma Anaplásico de Células Grandes (LACG) con el hecho de ser portadora de prótesis mamarias. A día de hoy se han registrado 173 casos de LAGG en mujeres con implantes de pecho en todo el mundo. El cirujano plástico Rubén García-Guilarte analiza la situación con el último artículo de la revista Plastic and Reconstructive Surgery Journal y el informe de la FDA de 2011 en la mano.

¿Qué es un LACG?

El de mama es el tipo de cáncer más frecuente en mujeres y se produce cuando las células glandulares que conforman el tejido mamario comienzan a crecer de manera anormal y desorganizada a partir de los lobulillos o conductos galactóforos. No obstante, en la mama se pueden localizar otros cánceres que no se originan en los lóbulos o conductos mamarios. Y, menos del 0,5% de estos tumores de la mama corresponden al llamado Linfoma no Hodgkin, entre los que se incluye al LACG, que se sitúa en la cápsula periprotésica, una película fibrosa que rodea el implante y que el cuerpo genera de forma natural una vez se coloca la prótesis.

El LACG es un tipo raro de linfoma que se incluye dentro del no Hodgkin. Se caracteriza por un crecimiento anormal de linfocitos T y puede afectar a numerosas partes del cuerpo, incluyendo el sistema linfático y la piel.

LACG y prótesis mamarias:

los datos

En los últimos años se han reportado algunos casos de LACG en pacientes portadoras de implantes mamarios, por lo que, en 2010, la FDA decidió realizar una revisión epidemiológica de todos ellos para afirmar o negar la relación causal. “Revisaron la literatura médica desde enero de 1997 a mayo 2010 y encontraron 34 casos de LACG en mujeres con implantes, que, con los ya documentados en sus archivo, sumaban 51. A posteriori, en 2011 la FDA consigue registrar 60 nuevos casos en el mundo”, asegura Rubén García-Guilarte.

Según la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, desde 1998 a 2009 se realizaron cerca de 4 millones de aumentos de pecho. Hoy se estima que existen entre 5 y 10 mujeres portadoras de implantes mamarios en todo el mundo.

“Lo cierto es que todos los casos registrados siguen un patrón similar y específico y tienen una localización cercana al implante. Y ésta es la razón por la que la FDA cree que las mujeres portadoras de implantes podrían tener un mayor riesgo, por pequeño que sea, de sufrir LACG, aunque hoy por hoy la relación causal no ha sido demostrada”, afirma el doctor y cirujano.

Los implantes

El LACG se ha detectado en mujeres portadoras de implantes con fines estéticos y reconstructivos, en implantes rellenos de gel de silicona, y en los elaborados a base de suero salino.

Desarrollo y tratamiento del LACG

La historia médica de casi todos los casos es muy parecida. Los síntomas aparecen pasados varios años desde la colocación de los implantes mamarios (la media es de 8 años) en forma de seroma (acumulación de líquido persistente y no transitorio) entre el implante y la cápsula que lo rodea. “Es importante no confundirlo con los habituales seromas postoperatorios”, asegura García-Guilarte.

El LACG suele localizarse dentro de las cápsula fibrosa que rodea al implante y que el cuerpo genera de forma natural una vez se coloca la prótesis. Es decir, por lo general -y salvo muy escasas excepciones- no invade el tejido mamario de la paciente.

En cuanto al tratamiento, en la mayor parte de los casos diagnosticados se practicó una cirugía para eliminar los implantes y cápsulas, aunque, en los casos de diseminación de las células malignas al tejido mamario (un 9% de los registrados) hubo que añadir quimioterapia y/o radioterapia al tratamiento. En cuanto a los resultados, la mayoría de pacientes estaban libres de la enfermedad al cabo del tiempo.

Según el último artículo de la revista Plastic and Reconstructive Surgery Journal…

… a día de hoy existen 173 casos en todo el mundo, todos ellos registrados por algunos de los 37 artículos publicados en revistas médicas. 18 de estos 173 pacientes presentaban diseminación extracapsular y 9 de estos 18 murieron. Se ha observado que, en todos estos casos existía, al menos, un implante rugoso. No hay ningún caso descrito de LACG previo al inicio de la comercialización de los implantes mamarios rugosos, cuando todos los implantes eran de superficie lisa.

Conclusión

“Hoy por hoy no puede relacionarse ningún tipo de implante o marca con un mayor o menor riesgo de LACG, si bien es cierto que parece ser que existe la posibilidad de que sólo aparezca en mujeres portadoras de implantes rugosos, aunque con un incidencia extremadamente baja. No obstante, esto no ha sido evaluado en ningún estudio epidemiológico amplio, es una observación”.

Actualmente, esta asociación sigue siendo estudiada. El riesgo estimado de que una mujer portadora de implante mamario padezca un LAGG es del 0,0017%, o lo que es lo mismo, la enfermedad podría tener lugar en 1 de cada 500.000 a 3 millones de mujeres.

“Se estima que existen 10 millones de mujeres portadoras de implantes mamarios en todo el mundo y se han registrado 173 casos de linfoma anaplásico de células gigantes. Los cirujanos debemos permanecer en alerta pero también ser cautos a la hora de valorar esta posible asociación”, declara Rubén García-Guilarte.

 

Bibliografía:

Plastic and Reconstructive Surgery Journal: http://journals.lww.com/plasreconsurg/Fulltext/2015/03000/Anaplastic_Large_Cell_Lymphoma_Occurring_in_Women.12.aspx?WT.mc_id=HPxADx20100319xMP

Informe de la FDA americana (enero de 2011): (http://www.fda.gov/MedicalDevices/ProductsandMedicalProcedures/ImplantsandProsthetics/BreastImplants/ucm239996.htm).

 

Dr. García-Guilarte

Cirujano Plástico y Estético

> Licenciado en Medicina y Cirugía por la

Universidad del País Vasco con la calificación

de Sobresaliente.

> Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad

Autónoma de Madrid con la calificación

de Sobresaliente “CUM LAUDE”.

> Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora

y Estética, vía MIR, por el Hospital Universitario.

La Paz de Madrid, con la calificación

de Excelente.