Foto1Hasta hace pocos años, los órganos sexuales y reproductores de la mujer han sido los grandes olvidados por parte de la cirugía estética y reparadora, hoy en día mucho más implicada en este campo y con una gran variedad de tratamientos para el pubis, himen o labios menores, por poner un ejemplo. En el Instituto Kors (Andrés Mellado, 3. Madrid) saben como solucionar estos problemas íntimos que afectan a la mujer y cuentan para ello con un equipo profesional y especializado, tanto para cualquier tratamiento individual como en pack, siempre con anestesia local, locorregional y de manera ambulatoria. www.institutokors.com

Muchas personas no creerían lo común de ciertos problemas que afectan a miles de mujeres, que muchas veces no reconocen por vergüenza y que les crea una disconformidad con su propio cuerpo y partes más íntimas, al punto de rehuir actividades como montar en bicicleta, ponerse bikini para ir a la playa o piscina o simplemente, la incomodidad con la propia pareja a la hora de mantener relaciones sexuales.

Las zonas a tratar en el Instituto Kors son fundamentalmente estas:

  1. Pubis. El engrosamiento o acumulación de tejido adiposo, suele acomplejar seriamente a muchas pacientes, impidiéndoles ponerse pantalones y ropa ajustada. Para solucionarlo, se utiliza una cánula de liposucción del tipo Morel, y con la lipoescultura se extrae la grasa y se generan fibras de colágeno que tensan la piel. Se rejuvenece así el canal vaginal, inyectando la grasa extraída del pubis, ya tratada o utilizando macrolane, un ácido hialurónico dos veces reticulado.

 

  1. Labioplastia o recorte de labios menores. Con la edad, cambios de peso, los partos, etc… tienden a descolgarse y perder tersura. Esto se corrige con micro-inyecciones de grasa o utilizando macrolane, recortando posteriormente dichos labios a su tamaño juvenil. Se recomienda a quienes tienen un tamaño anormal o asimétrico, que a veces suele dificultar las relaciones sexuales.
  1. Reconstrucción de himen. Se trata de una técnica muy sencilla en la que se restaura (estrechando) este fino tejido fibroso y elástico que se encuentra a la entrada de la vagina, devolviendo a la mujer la “virginidad perdida”. Se hace con seda reabsorbible y por medio de láser.
  1. Blanqueamiento anal o vaginal. Puede realizarse de dos maneras, con Láser CO2 fraccionado o con peeling químico Bleaching. Casi siempre suele solicitarse por cuestiones estéticas, aunque existen factores como la edad, el sobrepeso o los cambios hormonales que provocan ese oscurecimiento, ya que son áreas muy húmedas, y sensibles, más pronunciado en mujeres de piel clara y tras un embarazo.

Todos estos tratamientos se complementan con la depilación definitiva y permanente de las zonas con láser diodo.