La Unión Europea ha realizado recientemente una serie de modificaciones en la legislación aplicable a los productos cosméticos, en concreto, en el Reglamento 1223/2009, de 30 de noviembre, que se aplica desde julio de 2013. Entre las revisiones más relevantes: los nuevos criterios de uso del Climbazol como conservante en cremas faciales, lociones y champús.

 Según el responsable de derecho alimentario de Ainia, José María Ferrer: “aunque su uso principal es como conservante, también es posible encontrarlo en otro tipo de aplicaciones, por lo que el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores (CCSC) ha revisado la exposición agregada al climbazol, teniendo en cuenta sus posibles riesgos. Para ello, ha valorado su uso como conservante en cremas fáciles, lociones para el cabello y productos para el cuidado de los pies en una concentración máxima del 0,2 % y del 0,5 % cuando se utiliza como conservante en champús que se aclaran”. Estas medidas serán aplicables a partir del 27 de noviembre de 2019.

 En la actualidad se emplea como conservante en los cosméticos en una concentración máxima del 0,5 % en el producto listo para su aplicación.

(más…)